Mar01232018

Last update02:20:40 PM

La letra Ojuani Bosa regirá a Puerto Rico en el 2018

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Conversaba esta mañana con un creyente en la religión yoruba, también conocida como lucumí o santería. La charla giraba en torno a la “letra” que regiría a Puerto Rico para el año 2018.En la tradición religiosa yoruba un grupo de sacerdotes, conocidos como babalaos o babalawos consultan a las deidades del panteón al finalizar el año a través de un sistema adivinatorio con caracoles conocido como la tabla de Ifá. El propósito de la consulta es determinar los acontecimientos que ocurrirán en el país durante el nuevo año.

Las consultas se hacen públicas por los concejos o templos yorubas que llevan a cabo la adivinación. Los creyentes esperan con ansias conocer la letra, la profecía que la acompaña, el orisha o santo que regirá el año y los concejos que acompañan la profecía de la letra para evitarse dificultades. Las letras y profecías están en lengua yoruba.

Los yorubas son una tribu africana que habita en el país que se conoce hoy día como Nigeria. Los esclavos yorubas traídos a Cuba mantuvieron su religión en sincretismo con el catolicismo. La religiosidad africana entró lentamente en casa del amo transformando e influyendo las creencias de los cubanos. Desde principios del siglo XX, los artistas cubanos demostraban sus creencias en las deidades yorubas y las llevaron donde quiera que iban. Muchos artistas puertorriqueños que hicieron carrera en Cuba entre los años 1920 y 1960 se hicieron creyentes. Los cubanos llevaron su religiosidad yoruba cuando salieron al exilio a consecuencias de la Revolución Cubana. Desde ese momento, la santería atrajo a creyentes de diferentes naciones. La religión lucumí tiene templos en varios países y los concejos sacerdotales de cada país saca la letra para su nación. Los más conocidos son los templos de Cuba, Miami y Puerto Rico.

Este año, luego de escuchar las predicciones yoruba para Puerto Rico, le pedí permiso a mi amigo, al que nombraré Barbarito por confidencialidad y respeto, pues no desea dar a conocer su nombre, para compartir la información dada por los concejeros de su templo.

“La letra de este año o “Odun Toyale” es Ojuani Bosa”, indica Barbarito. La profecía de la letra es, Ire Oma Oyale Tesi lese Orunmila. El año lo gobierna Oshún, con ayuda de Changó”.

“Puerto Rico enfrenta un año difícil. La letra indica que llegó el momento para pagar por las malas decisiones. Debemos repensar las acciones antes de llevarlas a cabo porque las consecuencias pueden ser nefastas”.

“Habrá un incremento en litigios legales; la violencia escalará niveles nunca antes visto; habrá epidemias y un aumento en las enfermedades de transmisión sexual”.

“Debemos estar atentos a los falsos amigos porque habrá muchas traiciones y promesas incumplidas”.

“Continuarán los embargo/ejecuciones de propiedades y aumentarán las quiebras, el desempleo y los divorcios”.

“Es un año en que los hijos corren peligros, especialmente si están en la calle pasada la medianoche”.

“La gente perderá el deseo de vivir, la desesperación llevará a muchos al suicidio”.

“Habrá un incremento en el discrimen. Los puertorriqueños sentirán el rechazo de los Estados Unidos como nunca antes. Las promesas de ayudas no se materializan o las que llegan no son suficientes”.

“Es momento de escuchar consejos, no se puede ser testarudo”.

El año se ve muy oscuro Barbarito, que podemos hacer para alivianar la energía negativa.

“Para los que creemos en la religión es deben ofrecer guineos a Changó frente a una ceiba, para los que no, recomiendo mucha prudencia, cuidar la salud, olvidarse del mantengo y ponerse a trabajar para reconstruir el país. No podemos esperar nada de nadie, solo de nuestro propio esfuerzo”.

“La sabiduría nos liberará de los problemas que nos han creado nuestros gobernantes. Hay que unirnos para buscar soluciones prácticas a los retos que enfrentamos. Es tiempo de pensar, analizar y accionar”.

Las profecías yorubas no son las únicas que proyectan un año difícil para Puerto Rico. Las de Walter Mercado son tétricas y las del astrologo José García tampoco son halagüeñas.

“Si nos dejamos llevar por las profecías nefastas nos sumiremos en una mayor depresión”, expresó una vidente cuyo nombre es Sylvia. “Estamos en un año kármico donde el planeta Saturno ha venido a pasar juicio sobre el país”.

“No lo veo negativo, nos están dando la oportunidad de cambiar nuestra forma de actuar para mejorarnos. Íbamos por caminos desastrosos, camino a la destrucción y la Divinidad en su misericordia nos ha dicho, repiensen sus actos y cambien”.

“El cambio afectará a muchos. La desesperanza se apoderará de aquellos a los que no les corresponde quedarse y se irán. Debemos prestar mucha atención a los jóvenes y ancianos, la depresión los puede llevar al suicidio”.

“Si logramos unirnos y sobreponernos a la prepotencia y al revanchismo, saldremos airosos de la prueba”.

“Debemos orar mucho para evitar desastres naturales, otro sería funesto. Implica que debemos estar precavidos”.

Creamos o no en profecías, el año 2018 es uno dificultoso. No podemos permanecer impávidos ante los acontecimientos que nos han llevado hasta este momento. El Puerto Rico que conocimos antes de huracán María ya no existe. La venda se cayó. Somos un país latinoamericano con una inmensa deuda en nuestras costillas. La metrópoli nos ha hecho saber que somos una “foráneos”, pero que ellos son los dueños y harán lo que consideren oportuno con su propiedad. Nada nuevo, es el mismo mensaje que han repetido desde 1899, pero que algunos parecen no captar.

Reconstruir a Puerto Rico es nuestro deber porque sin importar quien tenga el título de propiedad, nosotros y nuestros ancestros llevamos habitando esta tierra desde tiempos inmemoriales. Ese hecho nos hace dueños ante el derecho internacional. Es hora de actuar, pero debemos planificar para no volver a caer en los mismos errores de siempre.

Parece que la letra yoruba es correcta y nos advierte para nuestro bien. Seamos sabios. ¡Feliz 2018!