Lun10222018

Last update09:20:47 AM

Rosselló se confunde… se olvidó que ya no gobierna

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El gobernador de turno, Ricardo Rosselló, ofreció anoche su segundo mensaje en torno a la situación general del país. Ante un hemiciclo combinado del Senado y del a Cámara de Representantes del país, donde no comparecieron los legisladores de la oposición, así como dos terceras partes de los alcaldes del país, el gobernado prometió un Nuevo Pacto Social.

Lo interesante de su promesa/propuesta de país es el dato que el mismo hizo caso omiso a la presencia del gobierno federal en la isla por vía de la Junta de Supervisión Fiscal. En otras palabras, el gobernador ofreció sin tomar en cuenta el dato que mucho de lo que ofrece está condicionado a que la junta lo apruebe, y en algunas instancias ya ésta desaprobó la idea. El gobernador se olvidó que en materia de finanzas, ya él no gobierna libremente, sino que requiere la autorización de la junta.

Es este el caso de las ofertas de reforma contributivas, que según el gobernador serán propuesta para aprobación, éste promueve de forma alocada, nuevos incentivos que reducen la tasa contributiva y en particular la captura de fondos por parte del estado. La idea suena muy bien, lo único que para un país en quiebra la misma no coincide con las obligaciones a las cuales se tiene que enfrentar el gobierno. De otra parte, la idea de incentivos es una profundamente implementada en la isla, sin ningún indicador que nos permita ver si la misma ha resultado en promover el desarrollo económico tan esperado. Por lo tanto, la propuesta del gobernador, realmente hablando, no requiere de ninguna legislación adicional, toda vez que la existente aún no ha sido evaluada.

Es curioso pero gobernador Rosselló prometió un ahorro para los empleados públicos, en particular la policía y los maestros. Lo curioso es que el gobernador anuncia un ahorro de $950 dólares en el hogar de un policía, hombre, casado-heterosexual. Esto equivale a $79.00 mensuales por núcleo familiar. La pregunta es ¿cómo incentiva la economía productiva dicho ahorro? En el caso de los maestros, es mucho más patético, siendo el ahorro de $600.00 anuales. Esto es un ahorro de $50.00 por hogar de maestro. ¿Qué se puede hacer con esa cantidad?

El mensaje del gobernador ofrecido en la noche de ayer, de forma continua se ha concentrado en promover sueños que no se justifican ante las necesidades del país. Contrario a lo esperado, el mensaje no promovió una economía de producción que transforme el país. Lo que promovió fue una cultura de ahorro contributivo a nivel personal, la cual solo incide en el consumo al detal. Con $50.00 o $79.00 a lo más que se puede aspirar es a ir al Shopping Mall a consumir. Pero no incide en el desarrollo de una economía productiva ni autosostenible. Pensemos.