Vie05252018

Last update12:04:30 PM

Geopolítica de Estados Unidos hacia Venezuela

  • PDF

altA partir de los sucesos provocados por el Sindicato Solidaridad en Polonia, la caída del Muro de Berlín, el desmembramiento de la antigua URSS, la creación de la Unión Europea, la pérdida de hegemonía mundial de Estados Unidos y el ascenso económico y político de China, las relaciones internacionales de poder han cambiado notablemente.

Históricamente Venezuela, mantuvo buenas relaciones con Estados Unidos. Claro esta se trataba de unas relaciones asimétricas, pues el país norteño utilizaba todo su prestigio y poder para mantener unas relaciones en que ellos llevaban la mejor parte.

Esto fue así principalmente con las materias primas que de allí importaba. Con el principio del Siglo XX, grandes compañías de Estados Unidos se apoderaron del petróleo venezolano el cual exportaban a bajo precio hacia Estados Unidos.

Desde los tiempos del presidente Hugo Chávez, Estados Unidos inició una política agresiva, y aislacionista contra este país bolivariano. El imperio de Estados Unidos, muchas veces utilizando las grandes corporaciones, los grupos opositores al gobierno venezolano y mercenarios colombianos, intenta socavar los cimientos de la República Bolivariana de Venezuela. Su interés principal es volver a controlar los recursos naturales, como el petróleo, gas natural, oro, diamantes, bauxita, además, del agua, la cual pudiera ser utilizada para extender su influencia geopolítica y hegemonía en la región.

Gracias al liderato de Hugo Chávez en su país y su influencia continental y caribeña, esa política no progresó. Sólo se convirtió en una fanfarrea publicitaria

En un conato de golpe de estado auspiciado por la embajada de Estados Unidos en el año 2002, se secuestró al presidente Chávez por unas horas. Sólo el respaldo del pueblo logró imposibilitar aquel intento de derrocar al presidente venezolano.

La influencia de las organizaciones continentales creadas o apoyadas por Chávez como el ALBA, PETROCARIBE, UNASUR, MERCOSUR y la CELAC, han detenido de cierta forma, cualquier intento de invasión militar contra Venezuela. Estados Unidos ha comprendido que sólo una acción militar multinacional, especialmente de la OEA u ordenada por las Naciones Unidas sería eficaz contra Venezuela.

El imperio considera que la política venezolana de apertura económica con Rusia y especialmente con China, va contra su influencia hegemónica, geopolítica y geoestratégica en la región. Diferentes compañías chinas han ido ganando terreno en Venezuela.

El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro ha tenido que enfrentar una grave crisis económica que ha producido un ambiente político inestable.

Tanto bajo el gobierno de Obama, como el de Donald Trump en Estados Unidos. han agredido a Venezuela utilizando diferentes mecanismos. El presidente Trump ha endurecido las sanciones contra Venezuela cerrándole el mercado estadounidense. También ha expulsado diplomáticos venezolanos y ha eliminado las visas para entrar a Estados Unidos a más de una docena de funcionarios venezolanos.

El hecho más significativo de interés militar, geopolítico y geoestratégico es el establecimiento y esfuerzo de bases militares en Panamá (aeronavales), Colombia, Perú, Ecuador, Aruba y Curazao. Estas bases militares en países cercanos a Venezuela reforzarían cualquier acción militar contra la patria de Bolívar.