Vie04202018

Last update11:28:04 AM

Puerto Rico no existe, ¿El colonialismo nos colonizó?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Es impresionante que tanto las orquestas de salsa con sentido, es decir cristianas, como varias exhibiciones de arte post-maría, recurran a un nombre inglés para describirse. Resulta interesante, que todos los abogados que asesoran al gobierno de Puerto Rico en el pleito de PROMESA sean bufetes norteamericanos. Es impresionante que cada minuto que pasa, desde la Fortaleza, el gobernador de turno, Ricardo Rosselló, nombra a un norteamericano a dirigir algo en Puerto Rico. En otras palabras, hemos dejado de existir, como nación, y hemos sido sustituidos por otra nación colonial: es decir, por las lógicas que surgen a partir de los EE.UU.

El colonialismo con el gobierno de Ricardo Rosselló ha llegado a su punto más álgido. Finalmente creemos que somos inferiores. Finalmente creemos que todo lo que venga de los EE.UU., esto ni a principios del Siglo XX fue así, pensamos que es superior. Uno lee los comentarios de los políticos, analistas y sobre todo “expertos”, y de una forma u otra, en relación al nombramiento de Walter Higgings, o de su principal asesor financiero en la Autoridad de Energía Eléctrica, Todd Filsinger, el consenso social es que son lo mejor que nos puede pasar dado que son de calidad. En otras palabras, el colonialismo nos colonizó.

Cada día que pasa el país va desvaneciéndose a una velocidad impresionante, y va siendo sustituido por personas anglosajonas, caucásicas o europeas, que no tienen nada que ver con la nación que aquí existía. Tanto locales como los extranjeros, que facturan entre 750 dólares hasta $1300 dólares la hora, son de forma arbitraria y colonial, justiciados. Es decir, en medio de una crisis debemos de gastar más para superar la crisis. Solo el colonialismo puro y duro, nos lleva a esta situación de tolerancia a lo intolerante.

Finalmente, lo que resulta más interesante es la normalización por parte de nosotros en el país, de que no hay remedio o escapatoria a lo antes descrito. Es proceso de normalización, es lo que hace interesante este proceso. Todo es como es. Realmente hablando, es terrible. Pensemos.