Mar08212018

Last update09:24:44 AM

Rosselló negocia a espaldas del pueblo

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El gobernador de Puerto Rico ha negociado a espaldas de su pueblo una vez más. En esta ocasión, y durante un proceso que culminó este fin de semana el gobernador de turno llegó a acuerdos con la Junta de Supervisión Fiscal, los cuales no son en beneficio del pueblo sino en su detrimento.

En particular, y ante la propuesta segunda propuesta laboral que presentó el gobernador el pasado miércoles santo, 28 de marzo, el gobernador lejos de no proseguir colaborando con la junta, profundizó en sus contactos. Contrario a término, el gobernador negoció el mantener el bono de navidad y el horario de trabajo de los empleados públicos, a cambio de recorte en las pensiones y por otro lado la eliminación de la ley 80, la cual es una protección contra despidos injustificados.

Esto es un acto de maravilla, toda vez que el gobernador ha hecho unas representaciones frente al pueblo y los sistemas mediáticos, mientras que por otro lado, ha continuado haciendo actos en contra del mismo pueblo que dice representar. Para toda persona que es empleada, la Ley 80 es una garantía contra despidos injustificados. Se trata de volver a la etapa más precaria del mundo servil laboral.

Hay que aclarar, que ya la Ley 80 venía bajo embate de este gobernador desde el pasado mes de enero del 2017, cuando limitó las causas de acción, y cambió el peso de la prueba hacia la persona despedida que debe probar su caso. Ahora bien, el paso que tomó en el día de ayer el gobernador es aún más radical. Es eliminar la ley de un sopetón. Pensemos.