Mar10162018

Last update01:30:28 PM

Harvard dice que cerca del 2 por ciento de la población murió por María

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Puerto Rico tiene un promedio de 420 mil hipotecas privadas, es decir de residencias utilizadas como hogar o donde habita más de una persona. Según un informe de la Universidad de Harvard, publicado en el día de hoy, entre el 20 de septiembre de 2017 y el 31 de diciembre de 2017, murieron en Puerto Rico sobre 4645 personas. Esa cantidad representa casi el 2 por ciento de la población total de la isla.

Es decir, casi un 1.1 persona murió por hogar/residencia en la isla luego del paso del huracán María. Por decir lo mínimo, no se sostiene el argumento de la prestigiosa universidad del estado de Massachussets. Este informe, uno de dos informes comisionados por el gobierno de Puerto Rico suena más a un encargo político que a un dato veraz. De ser cierto este dato, en Puerto Rico murió más gente que cuando el terremoto en Haiti del 2010. Sería, de ser cierto, un desastre de país la isla de Puerto Rico.

Ahora bien, la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico (UPR) había hecho un informe, poco reconocido por la prensa en la isla y donde se había reconocido una cantidad menor que habían muerto no por razón del paso del huracán María, sino por la condición de pobreza. La diferencia con los investigadores de la Harvard es que estos alegan que María fue la responsable.

El tema de las muertes es un debate profundo en Puerto Rico, que requiere una posición oficial por parte del gobierno de la isla. En la medida que se alegue que la falta de electricidad fue la responsable, entonces la obligación legal yace en el estado. Si se piensa en la negligencia en los centros de cuido o en los hogares particulares, entonces la negligencia es privada. Ahí yace también la diferencia entre los informes de Harvard y UPR.

Lo interesantes ahora es pensar cómo se resuelve la situación. Más muertos, por alguna razón en la isla, se ha vinculado con más fondos federales. Más muertos, representa un escalón menor en la postura de Puerto Rico como país capaz de manejar sus crisis. Pensemos.