Mar10162018

Last update01:30:28 PM

Senado de Puerto Rico elimina ley de despido injustificado

  • PDF

altEl Senado de Puerto Rico sancionó una versión enmendada de la derogación prospectiva de la Ley 80 de despido injustificado, que deja insatisfecho al ejecutivo y crea malestar en sectores sindicales, indicaron hoy.

La aprobación del proyecto enmendado de la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares con 21 votos a favor y 9 en contra, luego dedos horas de debates, también fue rechazada por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), que quiere su derogación inmediata.

El organismo impuesto por Washington considera, al igual que el gobernador Rosselló Nevares, que la protección a los trabajadores perjudica el desarrollo del mercado laboral de esta isla del Caribe, colonia de Estados Unidos desde hace casi 120 años.

La versión de derogación de la ley de indemnización a los trabajadores del sector privado por su despido sin justa causa, aprobada en la noche del miércoles, dejará sin indemnización a los nuevos empleados.

El gobernante puertorriqueño persigue con la eliminación de la normativa que las causas de terminación de un empleo serán las que surjan del contrato entre las partes, incluidos los convenios colectivos negociados por los gremios, 'como ocurre en virtualmente todas las jurisdicciones de la Nación', en referencia a Estados Unidos.

Al momento de llevarse a votación, el proyecto enviado por el ejecutivo puertorriqueño también fue enmendado para prohibir a las empresas afectar derechos laborales adquiridos por los empleados cobijados por la Ley 80, previo a la vigencia de la nueva normativa, si es que finalmente es sancionada por la Cámara de Representantes, que la atenderá la próxima semana, y firmada por el gobernador Rosselló Nevares.

El presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, expuso que el propósito de las enmiendas 'es evitar un daño mayor'.

Acusó al presidente de la JSF, José B. Carrión III, de alimentar una 'confrontación de puertorriqueños contra puertorriqueños'.

El senador Cirilo Tirado Rivera, del Partido Popular Democrático (PPD), principal de oposición, calificó de 'violencia institucional contra los trabajadores' la aprobación de la medida, ya que si alguien cambia de trabajo no se puede llevar la 'prospectividad', lo que la convierte en un embuste.

'Esta es la ley 7 para el sector privado, de manera que los patronos tengan la libertad de despedir trabajadores sin tener que pagar una compensación', afirmó en el debate el senador Juan Dalmau Ramírez, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

El senador independiente José Vargas Vidot planteó al anunciar su voto en contra que 'escoger entre lo malo y lo menos malo, nunca debe ser una opción'.