Mié07182018

Last update01:27:25 PM

Golpe de estado de la prensa, las universidades extranjeras y la derecha

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) ¿Quién apoya a nuestros gobernantes? ¿Quién apoya a Ricardo Rosselló? ¿Quién dice que los partidos políticos deben ser reemplazados por otro tipo de formación política?

Es curioso, pero vivimos unos tiempos donde el discurso político para el “otro mundo” es decir, el mundo de los países subordinados al norte, han sido sustituido por un discurso que solo nos aplican a nosotros en el Caribe y América Latina. No se lo aplican a los países del norte, o Europa, o mejor aún, a los de Asia o África. Nos lo aplican, el discurso sólo a nosotros.

De esta forma, en condiciones sociales y materiales, a partir de políticas públicas en tanto similares, las revueltas o manifestaciones populares de Nicaragua y Venezuela, son representativas del colapso de la izquierda en América Latina. Mientras que en Puerto Rico, se trata de un grupo de revoltosos, que no representan el sentir del pueblo. Aunque para el caso de Puerto Rico, nos repiten una y otra vez que ya la gente no se organiza por partidos políticos, que más aún, no los representan.

Entonces, este tipo de discurso y accionar, donde se originan. ¿Por qué no acusan al pueblo americano de no ser representado por los demócratas y/o los republicanos? ¿Por qué ante las políticas públicas controversiales de Donald Trump, nadie dice, que es el fin de la política en los EE.UU.?

Es curioso, la prensa y la derecha han creado un discurso de falta de proyecto de país que nos imponen a todos y todas en América Latina y el Caribe. Todos nuestros gobierno, tanto de derecha como de izquierda, colapsaron. Todos son corruptos. La clase política no sirve. Y sólo un futuro a partir de la sociedad civil corporativa es el la opción.

Ese aparenta ser el modelo de Puerto Rico. Donde ahora las universidades de los EE.UU., ha iniciado una cruzada “al rescate de Puerto Rico”, tal si nosotros fuéramos incapaces. En esta medida, cada día aparece un nuevo informe o interés de universidad del norte, definiendo el curso a seguir para la isla. Entonces, el nuevo colonialismo ya no es ni de estado. Ahora es del capital. Pensemos.