Mié11212018

Last update02:28:50 PM

¿Disolverán el gobierno de Puerto Rico? ¿Es Rosselló responsable?

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) En el día de ayer hubo vistas congresionales sobre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Es la primera vez, desde que tenemos uno de razón, que el Congreso federal celebra unas vistas para analizar la situación de una agencia de gobierno de Puerto Rico. Esta crisis e intervencionismo tiene una persona responsable: el gobernador de turno, Ricardo Rosselló.

Luego del paso del huracán María, el pasado 20 de septiembre de 2017, el gobernador Rosselló adoptó dos posiciones básicas: por un lado, solicitar todos los fondos federales disponibles y, por otro lado, reclamar a partir del trato igualitario como ciudadanos americanos la injerencia plena del gobierno federal en Puerto Rico. De facto y de jure, el gobernador Rosselló ha ido disolviendo el gobierno de la isla, reduciéndolo en un lugar de paso.

Ante esto, su manejo de la AEE, para muestras muchos botones, no ha sido el más espectacular. De esta forma, hace a penas tres semanas, para el pasado 11 de julio, en n plazo de 24 horas, la agencia productora de electricidad tuvo tres directores ejecutivos en cuestión de horas.

Frente a esta situación de incertidumbre administrativa, en un país que estuvo cerca de 60 días sin luz eléctrica a nivel de un 100 por ciento de la isla, el Congreso federal tomó control y llevó a cabo unas vistas públicas ayer. A estas vistas públicas, no asistió el gobernador, aunque envió por escrito su ponencia. La respuesta presentada por la Agencia de Energía federal, así como el sentir de la comisión de asuntos del interior, sub-comisión de flora y fauna, es que habría que considerar el que la AEE fuera administrada por el gobierno federal.

Este dado es insólito. Pese a la magnitud de este evento, la situación ha sido matizada en el día de hoy por las propias agencias federales concernidas. El solo hecho de pensar o sugerir la idea de tomar control, nos lleva a la conclusión que la postura adoptada por el gobernador Rosselló luego del paso del huracán María, ha desembocado en este momento que hoy vivimos.

Estamos frente a la posibilidad de que el Congreso federal aplique una cláusula poco estudiada en Puerto Rico de la constitución federal. Se trata del artículo IV, sección 3, párrafo 2 que dispone que, en casos de malestar social, en Congreso puede tomar control. Esta cláusula en un momento donde el territorio colonial de Puerto Rico, se encuentra con tantos problemas de administración, es la que lleva a los funcionarios federales a jugar con la idea de tomar control de la AEE. Es un momento terrible de país. Pensemos.