Mié11212018

Last update02:28:50 PM

El mendigar, Rosselló y el final de un país llamado Puerto Rico

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El gobernador de turno, Ricardo Rosselló se dedica a pedir continuamente ayuda al gobierno metropolitano de Washington. El problema, desde una mirada del colonialismo profundo, es que la práctica del gobernador de pedir continuamente, nos subordina como país. En esta medida, el colonialismo boricua continúa profundizando no por imposición de Washington, sino a voluntad expresa y manifiesta de nuestro actual incumbente.

En esta medida, Rosselló desde todas los frentes impulsa un nuevo tipo de colonialismo del colonizado, que es por decir lo mínimos, muy preocupante. De un lado, de forma contradictoria, no es ni la Junta de Supervisión Fiscal la que nos impone una lógica colonial, sino el propio gobernador Rosselló cuando, por ejemplo, sugiere que médicos de los EE.UU. vengan a tomar control del Negociado de Ciencias Forenses. Su desmantelamiento del gobierno local, es abiertamente manifiesta.

De igual forma, y a través de la secretaria de educación del país, Julia Keleher, en la reestructuración del Departamento de Educación, el gobernador de turno promueve un tipo de aniquilamiento de la cultura nacional boricua. No nos olvidemos, que de las primeras acciones que hiciera la Keleher, fue eliminar el día de la puertorriqueñidad del calendario escolar.

Entonces, el problema no es Washington, ni Rosselló. El problema somos nosotros. Debemos de pensar que la resistencia que hemos ejercido hasta el momento no nos ha funcionado. Es momento de repensar como luchar contra el proyecto de Ricardo Rosselló de destruir y dar por terminado a un país llamado Puerto Rico. Pensemos.