Mié11212018

Last update02:28:50 PM

Puerto Rico colonia en la colonia: ¿Supra colonialismo?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Hay un dicho popular que dice que una vez le preguntaron a Gabriel García Márquez, que si por qué él no escribía sobre Puerto Rico y el Nobel escritor contestó! Hum! ¿Y quién me va a creer? Me imagino que eso lo dijo pensando en el imaginado Macondo. Los eventos que ocurren en Puerto Rico producto del colonialismo, no suceden en ninguna parte del Mundo.

Puerto Rico fue colonizado por España en el Siglo XV y su régimen colonial duró hasta 1898. Puerto Rico continuó siendo una colonia a pesar de la lucha independentista la cual tuvo su máxima expresión con el Grito de Lares en 1868.

Durante la Guerra hispano cubano americana, (1898) la cual tuvo fin en ese mismo año, Puerto Rico fue cedido a Estados Unidos, mediante el Tratado de Paris. El naciente imperio estadounidense se implantó aquí y dura hasta nuestros días. El imperio estableció bases militares para "defender" su última frontera hacia el Sur-Este. Posteriormente se le asignó el papel geopolítico de defensa del Canal de Panamá.

Estados Unidos implantó aquí una dictadura de corte presidencial, pues solo se podía hacer lo que el presidente dijera. El presidente tenía el poder de nombrar los gobernadores, los jueces del Tribunal Supremo y algunos miembros de la Legislatura.

Al pasar las décadas, Estados Unidos fue implantando algunas medidas para facilitar la participación del pueblo, pero sin abolir el régimen colonial. Se reservó para sí poderes fundamentales como lo son, el control de las relaciones exteriores, la moneda, el poder establecer bases militares y quien entra a Puerto Rico y otros aspectos, sobre todo en la rama judicial. A pesar de que otorgó una constitución en el año 1952, ésta no cambió en nada el dominio colonial. Puerto Rico siguió bajo el poder de la Clausula Territorial del Congreso de Estados Unidos que le otorgaba la soberanía a este organismo legislativo.

Uno de los actos recientes más crudos del colonialismo de Estados Unidos fue la imposición de una Junta Supervisión Fiscal con plenos poderes sobre Puerto Rico. Este brutal acto que va por encima del gobierno de Puerto Rico, electo en las urnas, tuvo como razón el pago de una gigantesca deuda contraída por diferentes gobiernos de Puerto Rico. El Congreso de Estados unidos creó este organismo mediante la Ley Federal PROMESA, para asegurar el pago a los prestamistas de Wall Street.

Este supra-colonial organismo ha implantado una serie de medidas neoliberales contra la clase trabajadora. Hasta hoy no ha tomado ninguna acción que perjudique a los grandes intereses en Puerto Rico. La Junta ha bajado los salarios, el presupuesto de la Universidad y ha anulado decisiones judiciales.

Esta Junta está integrada por millonarios y la preside un puertorriqueño pitiyanqui con igual capacidad económica. Como los miembros de la Junta responden al Congreso, el presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, amenazó con quitarle algunos poderes al gobernador de la Isla. Entre estos poderes se encuentra amenazado el poder del gobernador de nombrar funcionario de alta jerarquía en su gobierno.

El Supra-colonialismo que ha implantado Estados Unidos en Puerto Rico debe ser repudiado por todas las naciones libres del mundo.