Mar09182018

Last update08:46:57 AM

La Ley Jones, el Cabotaje, Trump y Rosselló

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) A unos días que el primer huracán de las temporada pase relativamente cercano a la isla de Puerto Rico, el gobernador de turno se adelantó en reclamar beneficios al gobierno de Washington, y pidió la suspensión de las leyes de Cabotaje, para propósitos del transporte marítimo de combustible. En un país donde poca gente lee, y donde los gobernantes intentan manipular la opinión pública de forma continua, la propuesta del gobernador Rosselló, suena, como mínimo atractiva. Ahora bien, ¿cuál es el peso real de dicha iniciativa?

Desde el 1920 y llamada enmienda a la Ley Jones de 1917, surgió la Ley de la Marina Mercante de los EE.UU., la cual establece que entre los puertos continentales y los de Puerto Rico, entre otros puertos también nombrados, todo tráfico marítimo debe de ser en la marina mercante de dicho país, bajo navíos construidos en dicho país y con oficiales de ciudadanía de los EE.UU. Las leyes de cabotaje, en cualquier parte del mundo, son leyes de protección a la economía nacional. En este sentido, esto es un tipo de nacionalismo económico.

El gobernador Rosselló, luego del paso del huracán María logró la suspensión de las Leyes de Cabotaje por un período de 10 días. Lo mismo se logró con el aval del presidente de los EE.UU., Donald Trump. Lo que no puede dar fe el gobernador, ni nadie del sector privado en Puerto Rico, es si el efecto de dicha suspensión fue positivo para el pueblo o no. En el más reciente informe sobre el tema, la American Bar Association, reconoció que no tuvo ningún efecto dicha suspensión, pues estuvo mal planificada, fue muy corta, y el país estaba en una crisis.

Lo que es curioso también es el dato que el gobierno de Puerto Rico no tiene ninguna estadística para justificar lo que hizo en septiembre del anno pasado, como tampoco para justiciar su pedido en este momento. El transporte de combustible a Puerto Rico llega tanto en barcos bajo la ley de Cabotaje como bajo de banderas internacionales. Los puertos de Yabucoa, San Juan y Guánica son los responsables de dicho trasiego marítimo. Pero volvemos, no existe data que justifique nada.

En contrario a sus aspiraciones anexionistas, el gobernador de turno Ricardo Rosselló pide la eliminación de las Leyes de Cabotaje vigentes, aunque sea hoy de manera parcial. La única forma real para eliminarlas, siendo consistente con el argumento, es bajo la independencia total de Puerto Rico. Bajo cualquier forma de relación política con Washington, Puerto Rico, como Hawai, Alaska o Guam, tendría que lidiar con las Leyes de Cabotaje. La aspiración única es a la independencia, para sacarnos de encima estas leyes. Pensemos.