Vie10192018

Last update01:44:01 PM

Ricardo Rosselló continúa en el embate de pedirle a Washington

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) A los doce meses de haber pasado el huracán María, no existe un solo proyecto que podamos citar de desarrollo sostenible impulsado por la administración de Ricardo Rosselló. No existe. Hemos intentado explorar, investigar, analizar, dónde y cuándo lo propuso. Todos los proyectos impulsados por él, luego del paso del huracán María, promueven la dependencia económica con Washington.

La lógica del proyecto político de Ricardo Rosselló está basado en una idea anacrónica hoy de que la “estadidad es para los pobres”, o mejor dicho, para el pueblo de Puerto Rico en general, que es necesitado de fondos federales de forma ilimitada. Ante este cuadro, la única postura que asume el gobernador, de forma continúa como a su vez la Comisionada Residente, Jennifer González, de que la relación con Washington promueve mayor cantidad de fondos transferidos a la isla. El paso del huracán María y la limitada ayuda que se ha recibido desde Washington, de forma efectiva y real demuestra lo trillado del pensamiento político dominante.

Ahora bien, lo más interesante es pensar que el gobernador de turno, Ricardo Rosselló no promueve de forma alguna un modelo por el cual Puerto Rico pueda sostenerse por sus propios medios y de esta forma aspirar, políticamente hablando, a lo que la isla desee. Es realmente hablando, patética, su propuesta.

Lo interesante, luego del paso del huracán María, es que tampoco en el independentismo o en la izquierda boricua, se ha presentado de forma consistente, un proyecto sostenible y soberano para el país. Las experiencias de respuestas comunitarias de desarrollo sostenible y sustentable, se dieron. Ahora bien, las mismas no se han documentado y expuesto como proyecto de país. Pensemos.