Jue12132018

Last update08:22:40 AM

Uber, Airbnb y la fuga de capital boricua

  • PDF

Image result for Uber, Airbnb(San Juan, 10:00 a.m.) En un país en crisis, lo mejor es apostar a que el dinero se vaya del país. Así las cosas, en los pasados dos años, dos plataformas de venta por internet de servicios de transporte y acomodo se han instalado en la isla. Estas son Ubre (transportación) y Airbnb (hospederías). En ambas empresas, los locales proveen el servicio básico, mientras ellos administran la plataforma digital, cobran y luego hacen el pago (semanal o quincenal) al beneficiado.

El problema es que el dinero cobrado y luego pagado al proveedor de servicio en la isla, transita por varios vericuetos que no tienen nada que ver con la economía legal. Estos se mueven al banco donde la oficina matriz administra sus finanzas, y luego de ahí, se saca la ganancia de ellos y finalmente alguien en Puerto Rico cobra. Es una mirada corporativa del servicio, a beneficio del capital foráneo.

Estas plataformas, en la medida que la riqueza se va del país, son tan negativas para la economía local como la imposición de las leyes de cabotaje o la preferencia a los inversionistas extranjeros mediante la Ley 22 de 2012. En esta medida, se trata de un negocio redondo que no nos beneficia al 100 por ciento, y que nos deja en la misma posición de vulnerabilidad económica.

Apoyar el capital foráneo, pese a la riqueza que le pueda producir a uno, es no favorecer el desarrollo de una industria local de turismos que garantice que el 100 por ciento de la riqueza se queda en el país. Es, literalmente hablando, “seguir trabajando para el inglés”.