Vie10192018

Last update01:44:01 PM

El Condado, la seguridad privada y el fin de la colonia

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Los residentes del sector turístico, comercial y residencial de la costa norte de San Juan, llamado el Condado, están molestos con los problemas de seguridad que estos afrontan, y alegadamente han sugerido contratar servicios privados de seguridad. Se trata de la privatización de los servicios de seguridad, históricamente en manos del estado para patrullar, prevenir e intervenir directamente con actividades delictivas que pasen tanto en las facilidades que se acojan al servicio, como en la calle de la amplia jurisdicción donde intentan implementar el servicio.

Se trata de dos asuntos distintos: por un lado los residentes de forma abierta niegan la existencia y capacidad del estado de resolverles su problema. De otro lado, se trata de un reconocimiento contrario a la soberanía del estado, quien en su capacidad colonial y territorial, es una vez más desmontado por los sectores privados. En fin, que cada vez más los limitados poderes soberanos de la colonia/territorio, se van reduciendo.

Lo interesante es ver como este problema de seguridad, a raíz de varios robos a mano armada, ha sido posicionado de forma oportuna y estratégica en el debate a la gobernación de la isla. Por un lado, el gobernador de turno, Ricardo Rosselló fue personalmente el pasado martes al sector de Condado a escuchar a los residentes y a cuestionar la incapacidad de la alcaldesa de turno, Carmen Yulín Cruz, quien según él es la responsable de la situación. Importante recordar que ambos son de partidos políticos contrarios, y ambos aún sin haberlo pronunciado, son candidatos potenciales a la gobernación en el 2020.

La respuesta de Carmen Yulín Cruz, del Partido Popular Democrático, fue aún más interesante. Está alegó que era un problema de percepción y no de estadísticas en su contra. Mientras el gobernador Rosselló, del Partido Nuevo Progresista, ha insistido que es ella la que debe acondicionar el área bien, para controlar los problemas de criminalidad.

Lo interesante es que tanto el gobernador Rosselló, la alcaldesa Cruz, como los residentes del Condado representan una mirada clasista y racial del problema de la criminalidad. Los asesinatos, el vandalismo a las propiedades, los robos más complicados, están pasando en la zona de Santurce, desde Barrio Obrero hasta Miramar. No obstante esta es el área pobre, negra, étnicamente diversa donde un 30 por ciento de la población es de origen dominicano. Pero por la situación de Santurce, donde semanalmente asesinan a una persona, ni Rosselló, ni Cruz ni los sistemas mediáticos comerciales, han dicho nada. Pensemos.