Lun05272019

Last update10:14:36 AM

¿Orden de arresto internacional contra Rivera Marín?

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) En las guerra de noticias falsas, conocidas en inglés por fakenews, se ha sumado un nuevo actor: el secretario de estado del territorio colonial de Puerto Rico, Luis Rivera Marín. En el día de ayer, había alumbrado al mundo cuando emitió declaraciones en un programa radial para anunciar que Puerto Rico había enviado ayuda humanitaria a Venezuela, y que por razones de seguridad no podía decir donde se encontraba el avión y el cargamento, pese a que sí afirmó que éste había aterrizado en suelo venezolano. En menos de 8 horas, el mismo secretario por vía de otro comunicado lo desmintió.

En su segundo comunicado el secretario Rivera Marín, ahora si indica que iban por tierra, aire y mar, para intentar llegar por vía de Curazao a Venezuela; pero también que habían ido a República Dominicana, y que luego andaban en un destino incierto. Todo esto para indicar que no habían llegado a Venezuela, ni habían entrado, y ni habían violado el espacio aéreo de la nación soberana de Venezuela.

Dicho esto, Rivera Marín aceptó que el comunicado emitido por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) de Venezuela, desmintiendo su versión, era correcta. En otras palabras, el mentiroso en la trama es Rivera Marín.

Desde una lógica política, nos preguntamos: ¿Debe ser responsable Rivera Marín, como persona a cargo de la misión, del envío de mercancías violando la soberanía nacional de otro país? ¿Debe ser responsable un funcionario público de Puerto Rico que abiertamente mienta a la prensa y al pueblo?

De otro parte, ¿cuál es la consecuencia en el derecho internacional público, de intentar socavar la soberanía nacional de otro pueblo? ¿No son igualmente responsable los narcotraficantes que los ayuda-traficantes? Son la misma cosa. Aguardemos ahora, pues Rivera Marín tiene nombre y apellido, a ver si el gobierno soberano de Venezuela emite una orden de arresto, con apoyo de la Interpol, para su captura y arresto inmediata. Aguardemos.