Mar07162019

Last update12:31:55 PM

Trump nos sumerge en una crisis mundial

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El presidente de los EE.UU., Donald Trump, hoy nos ha sumergido a todos en una crisis de naturaleza mundial. No sólo tiene guerras comerciales, embargos o amenazas de bloqueos navales a por lo menos cuatro a cinco países en América Latina, sino que tiene guerras comerciales hoy con por lo menos otros cinco países, y finalmente tiene movilizada por lo menos dos flotas navales oceánicas, una en China y otra en Irán. Entonces, ¿debemos de vivir en paz en Puerto Rico?

La situación tiene a todo el mundo a la espera de que se desate algún conflicto militar ya sea en Venezuela, o en Cuba, o en Nicaragua, o en Bolivia, todos en nuestro continente. Mientras los conflictos contra Corea del Norte, China, Irán, Turquía, Rusia e India, no han cesado y podrían convertirse algunos de ellos en crisis militares. Pero más que los posibles conflictos, es la amenaza diaria de hostilidad contra estos países y contra otros que hoy se nos escapan. Por lo tanto, desde Puerto Rico, ¿qué podemos hacer?

Volver a integrar a Puerto Rico a la agenda mundial, a partir del digno reclamo de su autodeterminación e independencia, resulta ser la opción más adecuada para este momento. ¿Por qué? Nuestro país no sería parte de ningún conflicto en los cuales los EE.UU. esté metido, si fuéramos un país independiente. La soberanía plena, sin ninguna atadura a Washington nos podría permitir asumir posiciones contrarias a ellos, y de solidaridad con países hermanos como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

La presente crisis mundial nos crea una oportunidad como nación. Este parece ser el reconocimiento que la organización Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) se adoptado. El próximo 30 de mayo tendrá una actividad plena de naturaleza internacional, para volver a introducir el tema de Puerto Rico y su independencia en las redes solidarias globales.

El objetivo es promover una opción de salida ante lo que aparenta ser una crisis mundial a la cual nos lleva Trump, y de la cual bajo el régimen colonial o estadista, los boricuas se verían obligados a sumergirse. Solo en la independencia nos liberamos de la presión que nos impone la relación con Washington. Pensemos.