Jue07182019

Last update01:06:00 PM

Puerto Rico asegura estar listo para operaciones en Venezuela

  • PDF

alt(San Juan, 3:00 p.m.) En momentos en que la oposición venezolana ha iniciado los contactos formales públicos con el Comando Sur de las fuerzas armadas de Estados Unidos, el gobernador Ricardo Rosselló informó que se mantiene al tanto de los desarrollos en Venezuela y que Puerto Rico está listo para entrar en acción tan pronto le sea requerido.

El gobernador Rosselló dio el informe, a preguntas de la prensa en el Palacio de Santa Catalina, mientras también se sigue esperando por la postergada llegada a la isla de un líder opositor venezolano que ha sido actor importante en el establecimiento aquí de una base logística de retaguardia.

Pero los desarrollos ocurridos en los últimos meses, tanto internamente en Venezuela, como en las demás riberas del Mar Caribe, hacen todavía más delicado cualquier nuevo intento de usar esta pequeña nación isleña y colonia de EEUU en operaciones relacionadas con los hasta ahora fallidos intentos para derrotar la revolución bolivariana.

Además, el panorama está ya afectado por los movimientos aeronavales estadounidenses en la zona y los continuados contactos castrenses con gobiernos de la región caribeña. Entre esos, ha sido muy comentado en el ambiente internacional el incidente ocurrido con un barco de largo alcance de la Guardia Costanera de EEUU que fue interceptado en aguas territoriales de Venezuela y tuvo que retirarse.

Menos atención se le ha dado al caso del avión de reconocimiento y espionaje electrónico EP-3E Aries II Sword 15, de la Armada de EEUU, que fue detectado cubriendo una ruta muy cercana al límite territorial venezolano. De igual forma, ha llamado poco la atención la visita la semana pasada de 17 generales de brigada y contralmirantes novatos a Trinidad y Tobago, como parte del programa CAPSTONE, de la Universidad Nacional de la Defensa de EEUU.

En la rueda de prensa, Rosselló dijo que se ha mantenido “bien pendiente” de la situación en Venezuela y que “hemos estado en comunicación” con la jefatura opositora que dirige “el presidente Guaidó”. En ese sentido, dijo que está muy consciente de que “cada día se están haciendo varias acciones” por parte de la oposición venezolana.

El gobernador no hizo mención alguna al ex alcalde de Caracas Antonio Ledesma, con quien en octubre pasado firmó un acuerdo para el establecimiento de la base de retaguardia de Puerto Rico y quien, a finales de ese mes habría firmado un manifiesto -que hasta ahora no se ha hecho público- con la líder opositora María Corina Machado.

Ledesma y Machado han cerrado filas con Guaidó, pero la situación parece ser un tanto volátil por el tema de la intervención armada de EEUU, que los primeros dos favorecen con mucha firmeza. Guaidó, mientras tanto, está en una situación un tanto incómoda, luego de los fracasos de los intentos de forzar la entrada de suministros desde Colombia, Brasil y Puerto Rico, así como del impacto político de los apagones eléctricos que el Gobierno de Venezuela logró denunciar como sabotajes.

El intento igualmente fallido de un cuartelazo el pasado 30 abril, que ha sido sucedido por las órdenes de arresto de diputados opositores, la detención de su vicepresidente en la Asamblea Nacional en desacato y el refugio de algunos de éstos y de militares en embajadas, así como por el del propio jefe político de Guaidó, Leopoldo López.

Ya el sábado pasado, el saldo visible fue que apenas 1.000 seguidores participaron en la protesta callejera convocada por Guaidó, en tanto que un estudio hecho en una universidad de la Florida ha advertido que la coalición internacional lograda por EEUU en apoyo a la oposición venezolana está en peligro de colapsar.

Al cierre de esta crónica era difícil de anticipar el resultado que tendrían las gestiones iniciadas por el enviado de Guaidó con el Comando Sur, con instrucciones de buscar coordinación y cooperación, pero sin pedir abiertamente el envío de fuerzas armadas.

En la región, la coyuntura es todavía más complicada.

A la continuada construcción militar de la muralla de EEUU en su frontera con México, ahora se suma el triunfo electoral en Panamá del Partido Revolucionario Democrático. A pesar de que el PRD no se plantea hostilidad alguna hacia EEUU, ya Wall Street comenzó a enviar señales de incomodidad por el temor de que el nuevo gobierno intente programas sociales como establecer comedores escolares gratuitos en las escuelas públicas.

En el panorama de gran frontera natural que conforman las islas caribeñas, EEUU no ha logrado romper la oposición de CARICOM a una aventura militar contra Venezuela, en Haití sigue la situación política incierta y las nuevas medidas contra Cuba están renovando hostilidades que parecían ir en camino de quedar atrás con la reanudación de las relaciones diplomáticas.

En República Dominicana también se está prefigurando un ambiente político difícil, por los intentos del presidente Danilo Medina de lograr una enmienda constitucional que le permita postularse para un tercer término, a pesar de que la encuesta más reciente indica que más del 70 por ciento de la gente rechaza ese cambio y, si aún así se logra, la mayoría tendría intención de votarle en contra en las elecciones.

Tampoco la situación está muy clara en Curazao, donde hay un almacén de suministros para Venezuela y una base aérea de EEUU, pero todavía está vigente el compromiso por parte de Holanda de no involucrar a esa isla en una operación bélica contra Venezuela.

Hasta ahora, el logro más visible de los intentos muy proclamados, aunque fallidos, de EEUU para desestabilizar los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, es un ambiente de cautela por parte de los gobiernos latinoamericanos.

Así las cosas, el uso de Puerto Rico en este momento es un asunto todavía más volátil que en los pasados meses.

Rosselló, sin embargo, se muestra muy tranquilo de que Puerto Rico podrá realizar con éxito las operaciones que le toquen “tan pronto se solicite nuestra ayuda” como “la jurisdicción de EEUU más cercana a Venezuela”.

NCM-SJ-NY-14-05-19-06