Mié10232019

Last update02:09:21 PM

Donald Trump y su proyecto [global] de América Grande

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Todos los hemos visto por televisión. Me refiero al coro de focas que aplauden mucho y entienden poco paradas detrás de su ídolo Donald Trump, desafortunado y peligrosamente presidente de los Estados Unidos. Todos portan gorras rojas grabadas con la frase magnánima “Make America Great Again”. A qué viene esta frase, no lo saben ni ellos. No entienden ninguna institución ni siquiera saben lo que dice su constitución.

Debajo de estas gorras hay seres que se sienten amenazadas por “el otro”, los inmigrantes latinoamericanos que huyen de la pobreza y la violencia en su país. Creen firmemente en la construcción de un muro de 2,000 millas para detener a estas hordas de “descamisados”. Estos “otros” hablan español y tienen la piel cobriza, pescado mortal para estas focas. Es un nacionalismo que como todos nacionalismos alienta la desconfianza en contra de cualquier tipo de multiculturalismo. Quizás, las políticas del gobierno de Barack Obama, que abrió los brazos al multiculturalismo y a la idea de una sociedad abierta a la diversidad sexual, avivaron su resentimiento. No es la primera vez que en los Estados Unidos surgen movimientos que pretenden limitar a unos cuantos el ser norteamericano y que claman por el retiro del país de toda política internacional. En el siglo 19 se le llamaba a los seguidores de este movimiento político los “know nothings”.

Los nacionalismos se caracterizan por un populismo desmedido, y responde a las situaciones económicas de cada país. Es un fenómeno que está arropando al mundo. Existen populismos de derecha y de izquierda. Existe en la derecha Trump en los Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil, Víctor Orkban en Hungría, quienes son primeros mandatarios de sus países. Por supuesto está Marine Le Pen en Francia, que encabeza un partido de ultraderecha que heredó de su padre, un ex-militar. Maríne Le Pen se hizo sentir en las urnas en las pasadas elecciones generales del país, en salió electo Macron. Hay unos líderes que no son otra cosa que unos déspotas como Vladimir Putin.

Hay un libro de 2017 que explora el fenómeno del populismo y nacionalismos de derecha y de izquierda a través del mundo. “El estallido del populismo”, una colección de ensayos que cuenta con la participación de Mario Vargas Llosa, su hijo Álvaro, Sergio Ramírez, Enrique Krauze, Plinio Apuleyo Mendoza y otras buenas plumas. El compilador es Álvaro Vargas Llosa. Sé que me señalarán que los Vargas Llosa son gente firme de derecha, pero sus ensayos en este tema son muy lúcidos. La sección más prominente del libro está dedicada a América Latina; quizás esta está cargada de ataques a los populismos de izquierda, pero los ensayistas explican sus posturas muy bien, este uno de acuerdo o no. Por supuesto, hay toda una parte dedicada a Trump y otra a Europa.

Plasmado en este libro están unas exploraciones inteligentes del fenómeno que muestra su cabeza desfigurada cada cierto tiempo. Sobre todo, la lección principal es que el populismo se puede dar en cualquier país, incluyendo las democracias liberales.