Jue08222019

Last update08:42:37 AM

Editorial: Rosselló en su último día de gobernador: se definió ayer la hoja de ruta para su salida

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El día de ayer tuvo demasiados vientos y tronadas. Una de las marchas, tal si fuera una gran masa, se organizó de forma parcialmente espontanea y sin dirección, clara, pero logró convocar a sobre 100 mil personas en la isleta del Viejo San Juan. Inicialmente convocada la actividad por los artistas René Pérez (Residente) y Benito Antonio Martínez Ocasio (Bad Bunny), a esta se sumaron varias decenas de artistas de distintos géneros. La jornada fue un éxito bajo todos los indicadores.

Ahora bien, el problema de la semana de protestas es que no ha definido un interlocutor claro del pueblo, para dirigir y forzar una negociación. Se necesita una “mesa de diálogo nacional”, pues de dejar todo a los actuales gobernantes, estos resolverán de conformidad con sus mejores intereses y necesidades. Los artistas que ayer convocaron, pese a su gran iniciativa, tienen compromisos de trabajo que los hacen moverse fuera de la isla.

De otra parte, la crisis política en Puerto Rico ha logrado transformar ya algo de la cultura política a lo cual no le podemos dejar de prestar atención. Los partidos políticos, tanto de derecha como izquierda en la isla, han perdido total prominencia en esta coyuntura. Ninguno de ellos ha sabido utilizar el proceso para darle dirección al país. En esta medida, aún no sabemos como saldremos de esta coyuntura en cuanto a los partidos respecta.

Finalmente, el plan de salida de Ricardo Rosselló, todo indica que ya está en acción. La salida abrupta en el día de ayer de Luis Rivera Marín, se relaciona más con la decisión expresa del secretario de estado de los EE.UU. Mike Pompeo, de no venir a la isla, si su anfitrión era Rivera Marín. En este sentido, el plan de Washington, como hemos destacado en este medio, es la salida de Ricardo Rosselló y un tipo de transición pacífica.

La protesta no debe de parar. Podremos discrepar si la misma debe ser pacífica o no. No es momento de juzgar a nadie. Aunque sí es momento de llevar al país a otro nivel, que nos permita repensar mejor nuestro futuro. Es momento de seguir en las calles.

El Post Antillano