Jue08222019

Last update08:42:37 AM

Editorial: Rosselló empaca, se te venció el plazo: hoy termina tu mandato

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Le dimos un plazo de siete días al gobernador Ricardo Rosselló, para renunciar. Ese plazo vence hoy. A las 4:30 pm, en el horario regular de los empleados públicos. Es momento de empacar, renunciar e irse del Palacio de la Fortaleza. Su desacertado accionar en esta última semana, nos lleva a procurar la terminación de su mandato en el día de hoy.

Si él no lo hace, solo quedan tres opciones: el despido por vía de un proceso de residenciamiento a partir de la Constitución de Puerto Rico; el ser acusado y arrestado por vía de la acción judicial; o porque la protesta social, pacífica o no, torne en ingobernable el territorio colonial de Puerto Rico. En este momento las tres opciones están puestas sobre la mesa, cada una con igual peso.

El mensaje del Pueblo de Puerto Rico ha sido claro al día de hoy, en el séptimo día de su plazo para renunciar voluntariamente: el apoyo político y social al mandatario se ha perdido, por lo tanto, debe renunciar. Nadie lo apoya hoy que no sean los miembros de la legislatura y algún sector del llamado “corazón del rollo” del Partido Nuevo Progresista (PNP). El resto de los sectores sociales en Puerto Rico, como a su vez casi todos los sectores del espectro político de Washington, reclaman su renuncia.


El país necesita continuar. Las lecciones ya están aprendidas. Todos y todas somos protagonistas de una petición con voz única: renuncie Ricardo Rosselló. Su término venció por una combinación de factores que van desde su pobre capacidad de liderazgo (huracán María); hasta su limitada capacidad de gobernar efectivamente y eficazmente (el Departamento de Educación y la corrupción, por ejemplo); pero hoy más que nada por su incapacidad de tratar con dignidad y respeto a todos y todas los que vivimos en este país (el chat de Telegram y su contenido).

Tiene hasta las 4:30 pm para ponchar e irse. Luego las tres opciones antes mencionadas, el residenciamiento, el arresto o la ingobernabilidad social y política, estarán disponibles en su contra. Vamos, por el bien de todos y todas, y por la oportunidad de un nuevo mañana y futuro, es momento de renunciar.

El Post Antillano