Mar12102019

Last update02:49:20 PM

Editorial: Rosselló, fin de trayecto. ¿Felices por el nuevo comienzo de país?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Hoy termina el mandato del incumbente, Ricardo Rosselló Nevárez. Dos años y medio, luego de haber sido elegido, presentó su renuncia. No fue un acto voluntario, fue una decisión tomada a raíz de las protestas sociales más grandes conocidas en la historia moderna de Puerto Rico. El pueblo exigió la renuncia del incumbente, a raíz de los actos de corrupción aparentes y evidentes en su administración, así por el lenguaje insultante y en desprecio de la población en general, de un hoy famoso chat de Telegram.

A las 5pm de hoy viernes 2 de agosto, la voluntad del pueblo se impuso. Rosselló habrá consumado su renuncia. Esta victoria hay que celebrarla, hoy, mañana y siempre en la vida del pueblo de Puerto Rico. Ahora bien, ¿la renuncia representa el sentir del pueblo luego de las dos semanas de protesta? No nos parece.

La democracia en Puerto Rico, la exigencia de una práctica de gobernanza más que honesta, que incluya la participación directa, participativa y en toma de decisiones cada vez más incluyentes y diversas, es parte de la narrativa política que hoy hemos rescatado y pronunciado como parte de la lucha social del pueblo.

Ante este cuadro, un pueblo que hoy vive y reclama más democracia, no se siente satisfecho con el cambio de un gobernante por otro gobernante. De eso no se trata la lucha. Se trata de haber reclamado un proceso de refundación del país, del cual pocos políticos hablan hoy. Contrario, en todas las redes sociales, así como en la práctica de la calle, la gente pide otro tipo de país, de constitución, y también, por qué no decirlo, de una clase política distinta.

Reconociendo donde se encuentra el país hoy, no es posible estar felices de forma absoluta, ante la salida de Ricardo Rosselló. Ahora queremos más. Vinimos por menos, una renuncia, y ahora vamos por más, un nuevo país a partir de una constitución que nos satisfaga democráticamente.

Hoy celebramos la salida de Ricardo Rosselló de su incumbencia en la Fortaleza. Aún nos falta celebrar un nuevo país más democrático a partir de una constitución que nos represente. Más democracia, eso es lo que pedimos. Más democracia.

El Post Antillano