Sáb12142019

Last update11:43:51 AM

¿Qué le interesa al PNP: Puerto Rico o el poder?

  • PDF

Related image(San Juan, 1:00 p.m.) El poder es la panacea que todos los políticos ansían. La búsqueda por poseerlo es similar al adicto que hace lo que sea por adquirir la droga. En nombre de la búsqueda del poder, y luego por mantenerlo, se cometen crímenes aberrantes. No importa quién se ponga de frente, amigo, familiar, posible enemigo, rival, se enfrenta a una destrucción sin límites cuando en la mente del ególatra es identificado como una amenaza.

Esta semana hemos visto el delirio del poder. Las acciones del liderazgo del Partido Nuevo Progresista (PNP) es ejemplo indiscutible de la bajeza a que podemos llegar cuando la ambición por el poder corroe el alma.

El pasado jueves vimos una aparente unidad entre los líderes electos de la Palma con el solo propósito de desbancar a la gobernadora Wanda Vázquez Garced (mejor concodia como Wonder Wanda) y llevar a La Fortaleza a la comisionada residente, Jennifer González.

Lo malo de ser experto en lenguaje corporal es que detectas las verdaderas intenciones de los interlocutores. Ayer, el teatro dio asco. Muchos de los rostros eran un poema de insatisfacción. Los cuerpos sudaban incomodidad, reflejo de fuertes presiones partidistas. Estaban obligados a montar un teatro por el bien de la partidocracia.

A preguntas de quién es el líder en el PNP, una emocionada Jennifer González (mejor conocida como la “Profetiza Aspirante”), exclamó, Tomás Rivera Schatz es el presidente de la Palma. Solo había que ver el rictus en las bocas de muchos de los alcaldes presentes para detectar las náuseas y los temores de todos.

La voz fue una. El amo y señor de los azules informó que Wanda Vázquez es gobernadora porque él la puso allí. Ella incumplió con su deber ministerial cuando no imputó como secretaria de Justicia la la juramentación de Pedro Pierluisi Urrutia (mejor conocido como “El Breve Inconstitucional)” cuando se apropió indebidamente de la gobernación.

Él, Tomás (Thomas para sus seguidores) es el defensor de la Constitución. Es más, podemos decir que es el padre de la Patria Nueva o del Estado o la Colonia, escoja usted el término. El Benemérito exige la renuncia de Vázquez Garced porque él la puso allí para sacar al Breve Inconstitucional.

La Gobernadora no es penepé porque Tomás el Grande ha sido lo ha decidido. Lo único que ella puede hacer es renunciar para que pueda poner en el trono a su elegida, Jennifer I.

Por supuesto, el trono debería ser suyo, pero las intrigas y las traiciones de Ricardo Rosselló Nevares (mejor conocido como el Corrupto Inepto Derrocado) evitaron que él hiciera realidad su sueño. Empero, debe quedar claro, que el verdadero poder es suyo. La culpa no es de él, sino de los otros. El Benemérito no comete errores. Santo Tomás de la Palma es el sacrificado en aras de la estadidad y del bienestar de la colectividad política.

Poco le importa al Imperatore Azul toda la campaña que en su contra llevaron a cabo los rossellistas, GRF Media, KOI y todas las demás sabandijas que el destruirá en su momento preciso. Es más, se divirtió con los memes. La sonrisa lo dice todo, esperen mi zarpazo.

Lo malo de ser una foca amaestrada y un fanático descerebrado en la política es la falta de juicio crítico que te hace vulnerable a pichones de dictadores. La gran mayoría de los militantes en el PNP han demostrado ser fáciles de manipular, incapaces de juzgar a sus líderes y exigirles honestidad. Actúan como cómplices del mal gobierno, aceptan malas decisiones administrativas que a la larga pagaremos todos y nos les importa el bienestar del país. Cuando alguna foca protesta, los titiriteros sacan el pescado de la estadidad para saciar su hambre ideológica y todas las demás se viran en contra de la foca pensante para asestarle un golpe mortal.

Es más, como bien dice doña Miriam Ramírez de Ferrer, el “PNP no es estadista, hace tiempo que perdió su norte para convertirse es un partido seguidor de hombres”.

Pero esta verdad no detiene a los lacayos del Imperatore. Estos siguen trabajando para sacar a Wonder Wanda del poder porque la gobernación le pertenece al PNP. Ellos son los electos, representan al partido de la mayoría, la voluntad del pueblo, que por supuesto es la del Imperatore Azul.

Tomás, el Benemérito Padre de la Patria Nueva, en su Le han dado la oportunidad de renunciar, le han hecho ofertas tentadoras y ella se niega o por lo menos, nos hace creer eso. En realidad, Wonder Wanda tiene tres caminos, el martirio, el sacrificio o una agonía sin gloria.

Negarse a la voluntad del Imperatore es una guerra sin cuartel que se inicia con protestas masivas, que por supuesto, tienen que organizar los alcaldes. Luego veremos memes desacreditándola. Sacarán a la luz pública todos los esqueletos que ella niega. Veremos la glorificación de Raúl “Raulie” Maldonado Nieves (alias Robín Hood) y de Mayra López Mulero (mejor conocida como “la Verdugo”). Leeremos ávidamente el próximo chat.

Continuaremos con las escaramuzas y si Wonder Wanda no coopera con su renuncia, veremos un residenciamiento. Aunque algunos asumen que las ofertas hechas serán tan tentadoras que la llevaran a renunciar. Veremos ese derrotero tan pronto nombre a Jennifer la Profetiza Aspirante a la secretaría de Estado.

En todo movimiento fanático (nazismo, fascismo, comunismo) existen algunas voces disidentes. En este caso, que es un movimiento político con tonos religiosos, hay los que ruegan calladamente por la intervención de los federales. Prenden velas porque arresten a santo Tomás, pero no cuentan con su astucia para encubrir todos sus “milagros”.

El liderazgo del PNP sabe que la disidencia de los rossellistas es controlable. Las focas siempre vuelven a la piscina en busca del pescado putrefacto de la estadidad.

Tristemente Puerto Rico es prisionero del PNP y de las manipulaciones de su presidente Tomás Rivera Schatz. Una revolución pacífica que buscó cambiar la manera de hacer política en el país está siendo suprimida por un autócrata enfermo de poder que sabe mover sus fichas, aunque con cada jugada apueste la destrucción de su carrera política, la partidocracia y el país.

Por su parte, el jeque de la Casa Blanca ha dado instrucciones para que no se envíe dinero a Puerto Rico mientras haya vestigios de Rosselló Nevares en Fortaleza, punto que explotarán los schatzistas a la saciedad.

Amigos en la capital del imperio ruegan porque no venga otro huracán, “no veo al presidente Trump enviando ayuda a la Isla. Un huracán en estos momentos de inestabilidad política, rechazo de la Casa Blanca y futuro incierto sería fatal”.

Puerto Rico no es la prioridad del PNP; el poder absoluto si lo es. No existe en realidad una oposición clara en contra de la mayoría parlamentaria y sus asociados. Hemos escuchado algunas voces de condena, pero la mayoría de esa masa opositora ha hecho voto de silencio ante lo que acontece, otros son cómplices porque esperan ganar votos en las elecciones del 2020. El pueblo no sabe a ciencia cierta qué rumbo tomar.

Lo único claro de esta tragicomedia es que Tomás Rivera Schatz ha demostrado una vez más que su ambición de poder no conoce límites. La capacidad genial del político lo llevó a defender la Constitución, a enfrentar a sus correligionarios políticos y a pisotear a amigos solo para lograr sus fines.

Veremos en que culmina este verano glorioso que lleva los mismos sinos de la Primavera de Praga.