Lun09232019

Last update09:51:47 AM

¿Cuál es la agenda [oculta] de Wanda Vázquez?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) La movida de la gobernadora Wanda Vázquez de nombrar a la senadora Zoe Laboy como su secretaria de Gobernación indica que la nueva primera mandataria tiene su propia agenda, una que está alejada del liderato del oficialista Partido Nuevo Progresista (PNP).

Laboy, una legisladora que ha demostrado tener una independencia de criterio y una fama de disidente dentro del Senado de Puerto Rico, había defendido a Vázquez, frente a los intentos del liderato alto del PNP de removerla y sustituirla con la comisionada residente en Washington, Jennifer González.

El juramento de Vázquez, hace apenas dos semanas, culminó un mes candentemente intenso en que el gobernador Ricardo Rosselló renunció su puesto en desgracia tras días de protestas masivas en contra de su gobierno, a todas luces uno asediado por la corrupción. Días antes de las protestas las autoridades federales habían arrestado a seis personas allegadas a su gobierno. Estas detenciones incluyeron la secretaria de Educación y la directora de los seguros de salud, posiciones que conllevan el manejo de una inmensa cantidad de fondos federales. Las protestas comenzaron con la revelación de un “chat” de Rosselló y varios de sus allegados que, entre otras cosas, revelaron un cinismo bárbaro ante varios sectores de la población.

Hoy, Vázquez también recibió loas por su nombramiento del director ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Eli Díaz Atienza como representante del gobierno de Puerto Rico ante la Junta de Supervisión Fiscal, ente que tiene a su cargo aprobar los presupuestos y las finanzas en general del quebrado gobierno de Puerto Rico. Díaz Atienza, es uno de los pocos funcionarios que ostentaban posiciones de mando en la administración de Rosselló que han inspirado confianza.

Laboy, quien había dejado entrever sus intenciones de postularse en primarias para ser la candidata del PNP para la alcaldía de San Juan, ha ido en contra del grano del partido con sus posturas pro derechos de la mujer y pro la comunidad LGBTTQ. Estas le han causado ronchas con el sector fundamentalista religioso que el PNP le da tanta importancia por considerarlo crucial entre la masa de votantes en elecciones generales.

Aunque ante preguntas de la prensa durante la conferencia de hoy, Laboy no descartó ninguna candidatura, es muy poco probable que se dirija a una candidatura. Los aspirantes a puestos electivos tienen sólo hasta el 31 de diciembre para radicar sus candidaturas. Para esta fecha sólo faltan unos pocos meses, lo que hace improbable que Vazquez la hubiese nombrado a ser secretaria de la Gobernación. Este puesto es uno de trabajo de escritorio intenso además de innumerables reuniones con funcionarios gubernamentales. El cargo, me atrevo decir, requiere más rigurosidad que el mismo cargo de gobernador ya que la secretaria de Gobernación tiene a su cargo coordinar la política pública de la rama ejecutiva del Gobierno. Es poco probable que un gobernador permita que su secretaria de gobernación saque el tiempo requerido para llevar una campaña exitosa.

Cabe preguntar si Laboy al aceptar el puesto ya se habría convencido de que ante el también senador y aspirante a la alcaldía Miguel Romero no tenía gran oportunidad de ganar las primarias en San Juan. Después de todo, Romero como presidente del Comité Municipal del PNP en San Juan, controla la maquinaria de su partido en la ciudad capital. Hay quienes plantean que Laboy también le podría temer al sector religioso y su influencia en cualquier elección en la ciudad capital.

Vazquez, mientras tanto, ha estado afianzando su poder como primera mandataria. A los tres días de juramentar, se fue en “media tour” reuniéndose no solo con periodistas sino buscando el respaldo de distintos sectores de la Isla, en especial los alcaldes, a quienes “durmió” asegurándoles de que estaba en contra del plan de Rosselló de crear condados, léase eliminar municipios. Estas “movidas” hacen un tanto risibles las reiteraciones de la gobernadora de que no es política.

El anuncio de nombrar a Laboy significa que Vázquez intenta situarse fuera de las esferas más altas del PNP, incluyendo al presidente interino del partido y presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, el presidente de la Cámara de Representantes y primer vicepresidente del PNP, Carlos “Johnny” Méndez y la primera vicepresidenta del PNP y Comisionada Residente en Washington, Jennifer González.

Todos recordamos la ridícula conferencia de prensa que hizo este liderato tras una reunión en el Capitolio de su junta de gobierno, incluyendo a los alcaldes del PNP. Anunciaba entonces Rivera Schatz que el PNP apoyaba a González como secretaria de Estado y por ende la gobernación de Puerto Rico. En esencia fue un intento de desbancar a Vázquez. Argumento Rivera Schatz que González se merecía el cargo porque era una funcionaria electa a diferencia de Vázquez, quien tras la vacante dejada por la renuncia de Rosselló, juramento el cargo. Bajo la Constitución de Puerto Rico le tocaba ocupar la silla ante la ausencia de secretario de Estado.

Hubo antes un extraño interludio cuando Pedro Pierluisi, un expresidente y oficial electo por el PNP, juramento el cargo, obviando la aprobación del Senado. Una determinación del Tribunal Supremo de Puerto Rico pronunció la juramentación inconstitucional, causando que Pierluisi al otro día abordase con sus maletas un avión hacia Miami. Tras la desafortunada conferencia en el Capitolio, Vázquez rápidamente le dejo saber a la plana mayor del PNP que no tenía planes de renunciar como gobernadora e iba a cumplir el año y tres meses del mandato que le faltaba a Rosselló para cumplir su término como gobernador.

Cuando este liderato se dio cuenta de lo burdo que había caído ante el país su conferencia de prensa desistieron de sus planes, y uno por uno fueron a rendirle sus respetos a Vázquez. Rivera Schatz será el machararrán y “bully” por excelencia del PNP pero bruto no es—ni Vazquez una santa. Hubo serias alegaciones en su contra como secretaria de Justicia de alegado comportamiento anti-ético. El alto liderato del partido estaba contando con que Vazquez se allanara antes de ser residenciada por las alegaciones, pero no contaba con que el país estaba agotado por la crisis política en Puerto Rico. Además, tener tres gobernadores en 10 días agota a cualquier ciudadano.