Lun10142019

Last update09:41:21 AM

Vieques y Culebra: un país, un solo reclamo

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En la noche de ayer la gobernadora Wanda Vázquez Garced, declaró por vía de una Orden Ejecutiva un estado de emergencia para las islas municipio de Vieques y Culebra, solicitando la intervención de la Guardia Nacional para el movimiento de carga entre los puertos de dichas islas y la llamada Isla Grande (Puerto Rico). La solución, similar a otras empleadas por el pasado incumbente Ricardo Rosselló, denota una situación crítica en el manejo de la transportación marítima en el país.

Los residentes de ambas islas municipios, llevan más de 10 años quejándose del empeoramiento en el servicio de transporte marítimo. Esta situación afecta a un total de poco menos de 11 mil personas, que habitan fundamentalmente en la isla municipio de Vieques (cerca de 9500) y el resto en la isla municipio de Culebra. Dicho lo anterior, y como parte de la geografía de la isla Puerto Rico, la población residente en la llamada Isla Grande, goza de visitar a las dos islas municipio. No tener transporte marítimo adecuado, a un precio razonable para todas las partes, y que sea seguro y confiable, constituye una crasa violación a los entendidos constitucionales del país y una violación de los derechos humanos fundamentales de todos os residentes de Puerto Rico.

Pero el problema hoy no se resuelve con el despido o retención de Mara Pérez, la directora ejecutiva de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM). El problema se resuelve con la inversión adecuada de embarcaciones que funcionen de forma eficiente. Ahí yace el problema. Nadie en la administración de Vázquez Garced, apunta al hecho básico de que hay que traer un equipo que sea de calidad y que funcione. Esto, sin privatizar el servicio, y menos aún, sin aumentar los precios del transporte.

Cualquier solución que involucre la privatización o aumento del servicio habrá de privar a los residentes de las islas municipio de Vieques y Culebra, así como a los residentes de la Isla Grande, de comunicarse, de conocerse, de ser, simplemente, ciudadanos de Puerto Rico, con plenos derechos. Pensemos.