Lun02172020

Last update01:24:57 PM

Gobierno Pilato: ¿Viviremos para controlarlo?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En un medio de prensa de la capital, fue citado en el día de hoy el economista Gustavo Vélez, quien dijo “Puerto Rico está enfrentando quizás el momento más difícil en su historia moderna en momento donde no tenemos herramientas política, ni fiscales y no hay gobernanza en medio de un año electoral.”

Mientras los analistas económicos, políticos, sociales e incluso; el pueblo puertorriqueño en general, concluyen en que la isla se encuentra en una situación agravante la gobernadora actual Wanda Vázquez Garced se dio el privilegio de ir a conocer al presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. La misma en expresiones públicas anteriores al evento había mencionado su desinterés en asistir ya que reconocía que consideraba a la isla un asunto prioritario. Es solo lógico pensar que un miembro del Partido Nuevo Progresista desde conocer al líder del a cargo del gobierno norteamericano. ¿Aunque este no haya querido desenfundar la totalidad de los fondos asignados para ayudar a la isla tras sufrir los estragos del Huracán María?

Vázquez Garced emitió cortas y cuestionables conclusiones en relación a la reunión con el mandatario estadounidense entre las cuales muestra un aparente interés por parte del presidente en ayudar a la isla con carácter de urgencia.

Por su parte el pueblo puertorriqueño sigue reclamando daños a sus infraestructuras no solo al nivel de no poder vivir en ellas sino que tampoco pueden consumir del agua de sus regaderas ya que esta no es potable. Esta es la situación que enfrentan los damnificados por la secuencia sísmica que ha azotado a la isla continuamente desde diciembre del 2019.

La zona sur de la isla es un campo de supervivencia con la dificultad en el nivel: extremo. Salud, por su parte dice que eso le corresponde a otra agencia, lo cual en los documentos legales es probablemente cierto. Lo que hace cuestionable la razón de ser de un departamento de salud pública que no insiste en mantener la gesta de garantizar la calidad de vida de la población tras eventualidades incluyendo, fenómenos naturales.

Parece cultura política del país el relevar responsabilidades tras previas consultas lavándose las manos con sus acuerdos durante las confrontaciones y cuestionamientos de los ciudadanos; “amparándose en la quinta enmienda” en caso de que- las cosas vayan “South”-.