Mar04072020

Last update09:26:56 AM

Puerto Rico [aparentemente] controla la crisis del Coronavirus

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m) El territorio colonial de Puerto Rico, una nación colonizada sin grandes poderes políticos, dejada al olvido [lo cual apoyamos y nos parece correcto] por el poder colonial de los EE.UU., está dando cátedra a nivel global del manejo de la pandemia del Covid-19. Contrario a término, Puerto Rico de forma solitaria, sin el apoyo de Washington, ha logrado que el virus se contagie de forme lenta en Puerto Rico, donde las dos personas fenecidas llegaron a la isla infectadas (eran turistas ambos), y el contagio comunitario se ha controlado de forma satisfactoria.

De continuar la tendencia, limitándose los contagios de forma severa, y reduciendo las muertes a personas externas que llegaron a la isla, Puerto Rico podría estar en un plazo de 15 días, con la situación controlada. En particular el riesgo de la escalada del contagio, lo cual produciría una quiebra del sistema de salud, se habría de disipar.

El modelo boricua consiste en lo siguiente: la prevención y ruptura del contagio con el distanciamiento social (persona y su entorno comunitario); medidas de control e identificación del problema por vía de municipios o efectivos de la guardia nacional en los aeropuertos; el hospital regional de Bayamón, como espacio de aislamiento inicial para situaciones no graves; hospital terciario en Centro Médico y Hospital de Veteranos, para contener junto a algunos hospitales privados, a pacientes que requieran ventiladores. Se trata de un modelo que aparentemente está dando resultados positivos. No tenemos una escalada del contagio.

Puerto Rico solo cuenta hoy con 69 hospitales, públicos y privados. Cuenta con 350 respiradores en hospitales que están funcionado. No tiene la capacidad de recibir donativos del gobierno de China, o apoyo del gobierno de Cuba de Rusia. Lo único que tiene es el talento nacional, de los médicos que se quedaron en la isla, así como el personal de apoyo en los hospitales. Ambos son necesarios, pero no son el único remedio para esta crisis. La contención de la persona y su comunidad, por via del distanciamiento social, ha demostrado ser importante en esta conversación.

Es momento de detenernos. Es momento de protegernos. Pensemos.