La reapertura de Wanda Vázquez, la población y el capital

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Wanda Vázquez Garced, la gobernadora de la güirita, la que nadie esperaba, ha hecho cosas monumentales. Ha domesticado tanto al capital como a la población boricua. Impuso por 10 semanas cuatro toques de queda, que lograron contener la operación del capital de consumo al detal y por otro lado, el comportamiento general de la población. Su poder, ejercicio por múltiples decretos, controló el país.

Ayer nos planteó que puede suavizar las normas de control y distanciamiento social. Ante este cuadro, ha planteado un toque de queda de tres semanas, más flexible, para permitir reabrir los negocios. Pero, ¿hay satisfacción plena en la población? Todo indica que la contestación es un tanto compleja. Por un lado todos los negocios podrán operar, de lunes a viernes en horarios básicos de 8:00 am a 5:00 pm. Para las ventas al detal, salvo las excepciones, el fin de semana está prohibido. No obstante, el efecto de esto es devolvernos a una antigua ley de cierres, que operaba de esta forma. Ni bueno ni malo, pero un control sobre el capital de ventas al detal.

De otro lado, continúa controlando el movimiento de la población en horario de 9:00 pm a 5:00 am. Un toque de queda por tres semanas adicionales, para restringir los movimientos nocturnos de la población. Más allá de restringir la vida nocturna, también afecta la vida emocional, toda vez que las relaciones personales se limitan a un horario particular de día.

Pero la gran conclusión es que esta gobernadora, llamada Wanda Vázquez Garced, miembro del Partido Nuevo Progresistas, el partido esencial de la corrupción gubernamental, se ha impuesto la tarea de controlar la población y el capital. Nadie sabe por qué hoy. Lo que sí sabemos es que inicialmente lo justificó con el toque de queda para controlar la pandemia. Hoy, ¿cómo y para qué lo justifica? ¿Será parte del proyecto de impulsar un plebiscito estadidad sí o no? Pensemos