Dom01212018

Last update11:45:35 AM

Revista Dominical

En tanto la sombra

  • PDF

A Pedro Juan Ávila Justiniano

altEn tanto la sombra

el polvo es una amnesia

que fluye su sonido

en la garganta

Leer más...

En memoria de los mártires Hiram Rosado y Elías Beauchamp

  • PDF

alt(Nota Editorial: Mensaje ofrecido el pasado 23 de febrero frente a las tumbas de los mártires en el Cementerio de Villa Palmeras)

Buenos días a todos los que nos honran con su presencia. Voy a presentar algunos breves datos sobre quiénes eran los jóvenes que dieron su vida y su honra por defender la dignidad de la patria, Elías Beauchamp e Hiram Rosado:

Leer más...

Literatura y política en el día del Plebiscito

  • PDF


En la base de Yoss [cubano] está la resistencia a la máquina

de guerra imperial que Santos [puertorriqueño]

intentará desmembrar, desarmar, a través de la violencia...

Pedro Porbén


Literatura habré de ser yo

cuando se apague la lámpara.

Francisco Matos Paoli

Leer más...

Los Sonetos sinfónicos de Luis Llorens Torres: una poética innovadora

  • PDF


La poesía es una segunda potencia del lenguaje,
un poder de magia y de encantamiento:
la poética tiene como objetivo descubrir sus secretos.

Jean Cohen


Luis Llorens Torres ha sido uno de los poetas más populares de Puerto Rico. Arcadio Díaz Quiñones señala en la antología que compusiera de su verso y su prosa que “pocos escritores puertorriqueños han logrado que su obra les asegure, en vida, la fama y la acogida casi unánime que alcanzó”. (Antología 14) Su poesía es cabalgata entre lo popular y lo culto, como lo ilustra la oposición de los poemas “Cuando salí de Collores”, compuesto por décimas y evocador del mundo rural, y “La canción de las Antillas”, llena de cultismos y creadora de una mitología antillana. Americanista y heterogénea, su obra poética ha estado también impregnada de una desinhibida sensualidad posiblemente heredada del modernista nicaragüense Rubén Darío.

Leer más...

Después del hostión, vuelve el perro arrepentido

  • PDF

El domingo 11 de junio, fue el tan esperado y venerado día del mal llamado “plebiscito para la descolonización inmediata”, impulsado por el Gobernador Ricardo Roselló y sus secuaces. Es un día donde se consagra un hostión mayúsculo para la estadidad.

Tendría treinta años cuando escuché por primera vez la palabra “hostión”. Estábamos haciendo barbacoa en Santurce, en casa de unas amistades, cuando llegó el sobrino español del anfitrión con la cara más blanca que un papel y gritando despavorido “hostión, hostión, hostión”. Corrimos para ver qué pasaba y nos enteramos que él y otro de los jóvenes, al doblar de la esquina habían sufrido un tremendo golpe en un choque de carros.

Leer más...