Mar08212018

Last update09:24:44 AM

Revista Dominical

Las huellas de mis hombres

  • PDF

altHoy hace veintinueve quince de abriles, se elevó hacia la eternidad. Ahora etéreo y sutil, pero siempre presente. Por ratos no lo siento, pero siempre lo pienso. Hoy lo pienso como ayer. Viejo, te pienso. Hoy pienso también al Abuelo, padre de mi madre.

Leer más...

Alto

  • PDF

altMe queda imaginar

que descendemos, exactos,

bajo una perdición transparente

sin nadie que nos explique

esta razón de cielo

y estas manos hablando, una frente a otra;

Leer más...

El Incidente de la Tajada de Sandía y el filibusterismo en Panamá

  • PDF

altDesde la debacle del imperio colonial español, con las guerras de independencia, a inicios del siglo XIX, Centroamérica, y en particular Nicaragua y Panamá, eran vistas con codicia tanto por Inglaterra como por la emergente potencia norteamericana. Ambas naciones eran conscientes que el control del Istmo catapultaría sus intereses comerciales.

Leer más...

El ataque a Siria violenta el Derecho Internacional Público

  • PDF

altLo recién ocurrido en una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada por Rusia, parece demostrar la crisis de ese órgano internacional, cuando fue imposible condenar una clara agresión contra un estado soberano.

En lugar de discutir cómo serían condenados tres países por agredir a otro sin ningún mandato de Naciones Unidas, el debate se dirigió a defender un extraño elemento del derecho internacional: 'la intolerancia al uso de las armas químicas'.

Leer más...

Querido presidente Lula

  • PDF

alt¿Qué clase de magia tiene usted, que lo convierte en el garantizador de la democracia brasileña, y en foco de esperanza de millones de compatriotas que gritan por su nombre en todos los rincones de su país y en muchas ciudades extranjeras? ¿Qué tipo de magia le permite a usted expresar esa extraordinaria lección de humildad y dignidad en este momento de tanto dolor personal? La contestación a ambas preguntas es sencilla: su sencillez, señor Presidente, fue subestimada por sus represores que no podían prever la grandeza que la misma conlleva. Sus represores eran de poca monta antes de iniciar los procesos contra usted; hoy ellos se han hecho diminutos. Así es como la historia los tendrá a ellos, en la misma historia donde usted brilla y continuará brillando.

Leer más...