Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

Revista Dominical

Vamos a reírnos un poco

  • PDF

altCuando era más joven tenía la costumbre de leer con mucho entusiasmo la columna llamada “La risa remedio infalible” que publicaba la revista Readers Digest. Era una colección de chistes humorosos que a mí me daban risa. Eran chistes rosados, pero ingeniosos.

Leer más...

1967: nostalgia de la pura

  • PDF

altIniciamos un nuevo periodo escolar vacacional. Los estudiantes tendrán dos meses para divertirse, jugar, viajar o hacer simplemente nada. Aunque eso de jugar es cuestionable, porque la mayoría de los jóvenes de hoy pasan largas horas frente al televisor y la Internet, olvidando los juegos tradicionales y lo divertido que puede ser el compartir con amigos para simplemente hacer una rueda o hacer el “pasi-misi”.

Leer más...

La Tumba de Manuel Cabeza en Cayo Hueso

  • PDF

altEntre los miles de tumbas que hay en el Cementerio de Cayo Hueso figura la de Manuel Cabeza, El Isleño, que tras pelear en la Primera Guerra Mundial se enamoró de una mujer mulata por lo que fue humillado y golpeado salvajemente (“tarring and feathering”) por el Ku Klux Klan. Quiso vengarse y mató a uno de sus agresores. Encarcelado, una turba del KKK lo sacó de la cárcel y lo linchó.

Leer más...

Venezuela en mi corazón [de izquierda crítica]

  • PDF

altSigo solidario con la Revolución Bolivariana, pero ser solidario no significa no poder ser solidariamente crítico. La posición opuesta nos ha llevado a cometer muchos errores en el pasado. Como es público, he sido solidariamente crítico con la Revolución Ciudadana de Ecuador, pero no tuve ninguna duda en manifestar mi apoyo a Lenín Moreno. Los intelectuales tienen un pecado original: traicionan las causas con mucha facilidad. Hay dos maneras de traicionar: criticar demasiado temprano cuando los procesos transformadores están en su primera fase ascendente; no criticar cuando las señales son evidentes de que los procesos transformadores no van bien.

Leer más...

¡Marchemos! Manifiesto Político

  • PDF

altUn grupo de independentistas puertorriqueños hemos decidido acudir a las urnas el próximo 11 de junio. Lo hacemos conscientes de las objeciones de algunos de nuestros hermanos. Nada tememos, nada les reprochamos. Las tácticas no deben ser confundidas con principios, ni las estrategias con valores. Pero precisamente, la campaña de odio y miedo encendida en los medios por otros anticolonialistas, opuestos a nuestro ideal, irresistiblemente nos impelen a ingresar en el proceso. Para demostrar que la independencia no es hambre ni desolación. Que la soberanía nos brindará trabajo y progreso. Convencidos de que la libertad nos permitirá desatar las fuerzas productivas del país, que ahora yacen dormidas. Protegiendo nuestra agricultura, incentivando el turismo, con la cultura como nuestro principal emblema, marcharemos hacia la libertad.

Leer más...