Dom12092018

Last update10:23:24 AM

Revista Dominical

En Pro de Asamblea Soberana por la Independencia de Puerto Rico

  • PDF

altYa no basta la presentación de propuesta de independencia para Puerto Rico. Estamos en unos tiempos donde las propuestas hay que darles vida. Nosotros los independentistas, por ser los proponentes de la Independencia, somos a quien lógicamente le corresponde dar el ejemplo de cómo sería un Puerto Rico independiente. Después de todo, como bien dijo una vez el prócer independentista Indio Mahatma Gandhi, "hay que ser el ejemplo que quieres ver".

Leer más...

Un hombre bello

  • PDF

altPara que un hombre sea bello

no es suficiente el espejo,

los poemas, las canciones,

las pinturas, los tratados,

los convertibles, ni los relojes.

Leer más...

Leonardo Padura y yo

  • PDF

alt“La transparencia del tiempo” es el vigésimo libro que leo de Leonardo Padura y debo advertir que mis favoritos son sus novelas “El hombre que amaba los perros” y “La novela de mi vida” así como su magnífica colección de crónicas “Un hombre en una isla” y “Un camino de medio siglo: Alejo Carpentier y la narrativa de lo real maravilloso”, en el que se adentra en la obra portentosa del autor de “El siglo de las luces”

Leer más...

ARNALDO ROCHE RABELL Y SU LEGADO INMORTAL

  • PDF

altAyer amanecimos con la triste noticia de la partida física del pintor Arnaldo Roche Rabell. La noticia de su padecimiento de cáncer de pulmón nos tomó a muchos por sorpresa. Siempre lo llamé por su apellido, Roche. Así lo conocí allá para 1979. En esa época llevaba a penas un año en la universidad. Por cosas del destino comencé a “janguear” con un grupo de locos creativos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico. Arnaldo Roche Rabell era parte de ese grupo.

Leer más...

Son de negros en Cuba de Federico García Lorca

  • PDF

altAunque hubo personas que dijeron que Lorca nunca estuvo en Santiago de Cuba, su visita a esa ciudad la confirmó su gran amiga Flor Loynaz del Castillo cuando dijo: “Un día se nos desapareció Federico, no vino a vernos a las tres de la tarde ni a la hora de comer, por lo que temiendo que estuviera enfermo o le hubiera sucedido algo, nos llegamos a su hotel para que nos informaran. Nos dijeron que se había ido a Santiago de Cuba”.

Leer más...