Jue05252017

Last update06:43:23 AM

Entre luces con Mifrani Abdelhaq, gestor cultural marroquí

  • PDF

altMifrani Abdelhaq, poeta y gestor cultural marroquí, es el director y principal anfitrión del 5to Reencuentro Internacional de Poesía que se celebra en la ciudad de Safi, en Marruecos; además es el presidente de la Fundación Alkalima para la Cultura y el Arte desde el 2013; y, pertenece a la llamada “nueva generación” de la poesía marroquí. Hoy lo entrevistamos en el marco de la 5ta Edición del Reencuentro, del cual formé parte y que fue dedicado al poeta pro derechos humanos, Abdellatif Laabi.


El Reencuentro ocurre en la hermosa ciudad de Safi, Capital del Océano; un lugar encantador, que evidencia aen sus monumentos los azares de un pasado histórico convulso como por ejemplo el fuerte portugués con los cañones apuntando a tierra y no al mar; un cementerio judío clausurado; y, el atractivo mayor de la mayoría de las ciudades marroquís, su mercado alucinante entre los callejones de la antigua ciudad amurallada, la medina.

IM: Estoy muy contenta de haber accedido a esta invitación; y, de que me hayas podido conceder esta entrevista. Más de una veintena de poetas internacionales nos acompañan en esta travesía además de los poetas marroquíes. Los primeros poetas extranjeros, que no escriben en árabe, sino en húngaro, rumano, francés, italiano, inglés y español, tuvieron alrededor de unos cinco traductores, incluyéndote. ¿Cómo logras esta colaboración?

MA: Es más sencillo de lo que parece. Como no es el primer Reencuentro la voz se riega y nuestros excelentes traductores se ofrecen a colaborar. Son la magia verdadera del Reencuentro: Khalib, traduce del español; Arafat y Mohammed, del inglés o francés; Aymán y yo del francés. Es necesario para que el público marroquí disfrute de la poesía de los invitados. Además, son, a su vez, poetas o bien poetas en formación; y la profesión de traductor es una sumamente regulada en Marruecos. No basta hablar bien varios idiomas, hay que dominar su escritura y la metáfora.

IM: Hubo una gran participación de poetas mujeres en el Reencuentro y en todas las demás actividades. Y estamos de acuerdo que fue intensa y significativa, pero sobre todo de avanzada y no me equivoco al quitarme el sombrero por esta gesta tan a tono con los derechos de la mujer en el mundo…

MA: Es que no hay poesía sin la mujer, porque no hay mujer que no sea poesía. Tuvimos el honor de contar con la poeta palestina Imane Ziyad y la egipcia Azza Hussein y de Qatar a Samira Obaid. Claro, además de las puertorriqueñas Madeline Millán y una tal Iris Miranda.

IM: …Y, ¿cómo comparas este Reencuentro con el primero?

MA: Era un sueño que tuve desde el 1990 cuando era presidente del Círculo de Amigos de la Palabra. Así, que el primero solo tuvo cinco (5) poetas internacionales hasta llegar a esta veintena de poetas de alto calibre, como el uruguayo, Alfredo Fressia. Ha sido un poco más complicado que otras veces por la logística del acomodo, el tiempo y los días de lectura, pero al ser un reencuentro, todo es más sencillo.

IM: ¿Puedes explicarlo un poco más?

MA: Un reencuentro, a diferencia de un festival, se centra en el compartir de los poetas entre ellos mismos. De manera que se crean lazos de amistad y de intercambio cultural más fuertes. Esa es mi opinión. Y es que todos siempre estamos juntos, en todas las actividades excepto en las visitas escolares de comienzo del Reencuentro. La comunicación entre los poetas se da a través de la poesía y a la ventaja de que casi todos hablan más de una lengua, como es el caso de Janos Markus Barbarrosa, poeta transilvano, políglota, que habla el inglés, el francés, alemán y algo de árabe, más los idiomas de la casa rumano y húngaro. En fin que el ritmo de la poesía, no importa el idioma, también es disfrutable.

IM: ¿Qué otros proyectos están en la mira del Reencuentro?

MA: Ser un lugar de residencia y del compartir de los proyectos literarios de cada país, proyectos de arte y difusión poética, así como los saludos a otros festivales internacionales, residencias poéticas, casas de cultura y educación a la niñez, entre otros proyectos. Tal vez, lo más atractivo e inesperado en esta quinta edición sea la preparación de la primera antología del Reencuentro: una antología de todos los poetas con su poema en lengua original y la traducción al árabe para darlos a conocer en el mundo de nuestra cultura literaria. También se abrirá próximamente un portal virtual de la Fundación y los Reencuentros.

IM: ¿Poesía en el libro o poesía en la calle?

MA: En ambas partes. En fin, que queremos hacer salir la poesía a las calles escuelas, plazas como algo vivo que se sale del texto y forma parte de la experiencia humana más allá de movimientos literarios y del mundo académico.

IM: Este Reencuentro vino con una invitación a un “tour” poético por diferentes ciudades de Marruecos y deseo agradecerte la experiencia, ya que, tanto las acomodaciones como las comidas corrieron, en parte, gracias a las ciudades y a la Fundación Alkalima. Viajamos a Yousefía, Martil, Meknés y Marrakech. Participamos de homenajes, festivales, música, teatro, artesanías, deliciosas comidas y el mercado alucinante del que hablaba al comienzo en casi todas las ciudades.

MA: Sí, ya tenemos muchos interesados en llevar a los poetas a sus actividades culturales. Y aunque sé que no te gusta mucho viajar en autobús, la compañía fue agradable y los paisajes valieron la pena, ¿verdad?

IM: En efecto, volvería a caminar cada paso porque Marruecos ha sido una experiencia inolvidable. Además, Marruecos es y será punto de encuentro entre oriente y occidente; ayer como intercambio mercantil, hoy como lugar de intercambio poético y cultural.

MA: Ojalá.

IM: Mucho éxito en todas tus empresas culturales, Mifrani Abdelhaq. Pronto comentaremos más sobre la poesía viva de este Reencuentro.