Vie10192018

Last update01:44:01 PM

SIMPLEMENTE, EBENECER LÓPEZ RUYOL

  • PDF

altPuerto Rico atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia. El país está en crisis. El neoliberalismo ha permeado todos los aspectos de la sociedad fomentando el desprecio al sindicalismo, incrementando los males sociales como lo son el discrimen, las enfermedades mentales y la criminalidad, destruyendo el sistema público de educación y ensalzando la mediocridad y la corrupción gubernamental. Contrario al siglo pasado, el pueblo se muestra impávido. Las masas no protestan y aparentan acatar la voluntad de los gobernantes pusilánimes que mal gobiernan la colonia.

Sin embargo, esta apariencia puede ser engañosa. La resistencia aparenta ser una cultural más que política. Las comunidades tradicionalmente marginadas se han aferrado a sus tradiciones afroboricuas para enfrentar los males gestados por la clase gobernante y los buitres neoliberalistas. Es en la identidad negra de la cultura nacional y su conexión con la región caribeña donde se está formando un nuevo país.

El licenciado Ebenecer López Ruyol fue uno de los visionarios que desde la octava década del siglo pasado comenzó una cruzada para reafirmar el sentido identitario afroboricua, uniendo las luchas obreras y potenciando el resurgimiento de la negritud como bandera de resistencia contra la opresión neoliberal.

Plasmó sus planteamientos en libros como El abc del movimiento obrero (1998) y El racismo nuestro de cada día (2005), en programas radiales, proyectos educativos, conferencias y congresos.

Para muchos puertorriqueños la figura de López Ruyol podría ser desconocida debido a la memoria corta y la manipulación de la historia oficial que hace el gobierno y los intereses económicos que lo sustentan. Pero, su liderazgo, compromiso con el movimiento obrero, su lucha contra el discrimen racial y el favor de los derechos civiles y humanos no puede pasar desapercibido.

Hoy quiero rescatar para el presente algunos datos sobre las luchas del licenciado Ebenecer López Ruyol.

Ebenecer López Ruyol nació en Naguabo en 1945. La familia López Ruyol emigró al área metropolitana cuando Ebenecer contaba con dos años y se establecieron en la Barriada Las Monjas en Hato Rey. Inteligente y perspicaz, sus padres lo estimularon a estudiar. Cursó su educación en el sistema público. Obtuvo su diploma de cuarto año en 1964 cuando se graduó de la escuela superior Ramona Vilá Mayo en Río Piedras. Ese mismo año ingresó al Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) graduándose en 1968 con una licenciatura en Ciencias Sociales con una concentración en Ciencias Políticas e Historia. Obtuvo una maestría en Trabajo Social en la misma institución en 1970.

Entre los años 1980 y 1983 estudió cursos libres sobre sindicalismo en Chile con el Congreso para la Unidad Sindical de los Trabajadores de América Latina, el Centro de Estudios Laborales George Meany, hoy Colegio Nacional Laboral en Springfield, Maryland y en la Escuela para los Trabajadores en Wisconsin. En 1981 ingresó a la escuela nocturna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Puerto Rico obteniendo su grado en derecho en 1985. Desde 1986 es abogado laboral y notario público.

En los 48 años que han transcurrido desde su graduación como Trabajador Social, López Ruyol trabajó como profesor en el Instituto de Relaciones Laborales Ernesto Ramos Antonini en el Recinto de Río Piedras en la Universidad de Puerto Rico, el Sistema Universitario Ana G. Méndez, el Recinto Metropolitano de la Universidad de Puerto Rico y la Escuela de Trabajo Social Beatriz Lasalle de la UPR. Además desde que pasó la reválida de derecho ha mantenido su práctica privada como abogado.

Desde sus años como estudiante el abogado y profesor universitario ha sido un defensor incansable de los derechos civiles y laborales. Este compromiso con la equidad y la justicia social lo llevó a ocupar diferentes posiciones en el sindicalismo puertorriqueño y a fundar el Concilio Puertorriqueño contra el Racismo en 1980. El abogado e historiador ha incursionado también en la política en los pueblos de Loíza y Carolina.

López Ruyol ha concentrado sus investigaciones en las áreas donde se ha desempeñado laboralmente. Los temas de sus investigaciones giran en torno al sindicalismo obrero, el discrimen racial, la reivindicación de los afrodescendientes en el contexto de la puertorriqueñidad, los peloteros afropuertorriqueños, la Orden de los Odfelos y las figuras cimeras de Arturo Alfonso Schomburg y Ernesto Ramos Antonini.

Las publicaciones de López Ruyol se pueden categorizar entre las que disertan sobre el sindicalismo como El abc del movimiento obrero y “Ernesto Ramos Antonini y el origen del desarrollo e impacto de la Confederación General de Trabajadores en el Puerto Rico del 1940” y las que tocan el tema racial y la microhistoria negra, entre ellas El racismo nuestro de cada día, “Breve historia del Concilio Puertorriqueño contra el Racismo” y “En las huellas de Arturo Alfonso Schomburg: Revalorizando la imagen que la esclavitud destrozo”. El incansable investigador ha escrito profusamente sobre los temas que le apasionan, pero también ha formado parte activa del desarrollo histórico del obrerismo, las luchas raciales y la historia de la nación puertorriqueña por los últimos 40 años.

Los temas investigados por López Ruyol están hoy más vigentes que en la segunda mitad del siglo pasado debido a las situaciones sociopolítico-económicas por las que atraviesa Puerto Rico en su relación con la metrópoli. El análisis histórico de estas temáticas empoderará a la nación puertorriqueña para desarrollar e implementar medidas que fomenten la reevaluación del país en medio del divisionismo que nos asfixia. No podemos permitir que la manipulación de los grandes intereses económicos destruya los frentes que tradicionalmente han defendido los intereses del pueblo redundando en beneficios de todos.

Por otra parte, López Ruyol representa el resurgimiento de una generación de investigadores históricos que al igual que los historiadores decimonónicos y de principios del siglo XX son participantes activos de la historia.