Mar08202019

Last update08:14:18 AM

Pedro Armendáriz, padre, el actor mexicano más cotizado de los 1950

  • PDF

altPedro Armendáriz fue uno de los grandes actores del cine mejicano. El más internacional pues trabajó en 16 films en Hollywood además de más de 100 en México. Se ha dicho que su trabajo en The Conqueror le costó la vida pues esa película de 1956 se filmó en Utah, cerca del sitio donde el gobierno norteamericano realizaba pruebas nucleares en Nevada. Se alega que la radioactividad afectó a muchos pues 91 de los 220 que intervinieron en la filmación tuvieron cáncer y 46 de ellos murieron, entre ellos John Wayne Susan Hayward, Agnes Moorehead y el director Dick Powell. Algunos han rebatido esta afirmación que siempre quedará en el misterio. La última película de Armendáriz fue From Russia With Love en la que hizo muchas escenas sufriendo dolores y en otras fue sustituido. Estando hospitalizado en el Centro Médico de UCLA en Los Angeles con cáncer de cadera se suicidó disparándose en el pecho cuatro meses antes que se estrenara esa segunda película de James Bond. Tenía 51 años de edad.

Pedro Armendáriz fue hijo de mejicano y estadounidense y de joven vivió en Texas y en California donde se graduó de ingeniería. Volvió a México donde trabajó de ferrocarrilero, guía turístico y periodista antes de debutar en cine.

En sus películas con el director Emilio El Indio Fernández desarrolló ese personaje de hombre duro y varonil que le vimos en Soy puro mexicano, Flor Silvestre, Bugambilia, Maclovia, Enamorada, Las abandonadas, La perla y María Candelaria que lo proyectó internacionalmente al ganar la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1946. En algunas de esas películas fue pareja de Dolores del Río y de María Félix. Con el gran Luis Buñuel hizo El bruto.

Su dominio del inglés le abrió las puertas del cine norteamericano trabajando con directores de la talla de John Ford, John Huston y Michael Curtiz en películas tan importantes como El Fugitivo, Fort Apache, Three Godfathers y We Were Strangers, entre otras. En Francia hizo pareja con la célebre actriz francesa Martine Carol en Lucrecia Borgia.

Es interesante mencionar que contrario a otros ídolos del cine mejicano como Pedro Infante y Jorge Negrete, a Pedro Armendáriz no se le conocieron romances con sus coestrellas. Su matrimonio con su esposa Carmelita Bohr era considerado uno de los más sólidos del ambiente artístico de México. Con ella tuvo dos hijos, Carmen productora de televisión y Pedro Armendáriz hijo, que siguió la senda del padre como actor y también trabajó en una película de James Bond, License to Kill, en 1989. A su hijo Pedro, a quien entrevisté en una ocasión en Al grano con Zervigón, le dedicaré una nota próximamente.

Por cierto, en la última semana he visto dos películas con Pedro Armendáriz en Ultra Clásico, el canal 166 de Liberty que se dedica a películas mejicanas, en su mayoría de la época de oro de esa cinematografía. Hace unos días presentaron Enamorada con Pedro Armendáriz y María Félix y hace unas noches presentaron el filme Rosauro Castro en la que Armendáriz hace una especie de villano que es compadre, nada menos que de Carlos López Moctezuma