Lun07062020

Last update10:09:12 AM

En la Isla de al lado (aún sigo)

  • PDF

altHace dos años identifique la Ciudad Colonial de Santo Domingo como un área donde Puerto Rico podría agregar valor y donde a través de la generación de capital social se podría hacer un aporte al país. Estuve un año trabajando y conectando Escuela Arquitectura de Puerto Rico y la Universidad Pedro Henríquez Ureña para generar modelos que sirvieran en el proceso de lobbying de la inversión de 30 millones del BID en un proyecto que se llama ALIARSE.

Este proyecto lo cargue solita con mis colaboradores , pero pudo haberse potenciado si la Oficina del Gobierno de Puerto Rico en la República Dominicana lo hubiese visto como una oportunidad de generar confianza y luego se generan negocios.

Llevo años preguntándome el verdadero rol de estas oficinas. Entiendo su rol a nivel de relaciones institucionales con los gobiernos y consulados. Pero, debemos "mirar" las oficinas y traducir los acuerdos, cocteles, fiestas consulares en indicadores para Puerto Rico.

Puerto Rico está en un momento donde nuestras verdaderas relaciones con América deben estar centradas en apalancar el desarrollo económico de la isla. Creo que hay una oportunidad de restructurarlas y de que entiendan que sumando socios y aliados yteniendo un verdadero plan estratégico. O sea, ¿cuáles son los indicadores de éxito de estas oficinas comerciales? Si no hay una estrategia real con el poco presupuesto que cuentan estas oficinas se van cuatro años en acuerdos y eventos de socialización.

En mi opinión estas oficinas deben generar el andamiaje para hacer fortalecer el capital social de los puertorriqueños en ese país y los que quieren entrar, y por lo tanto se cierren y se mantengan los negocios.

Lo mismo, la creación de alianzas estratégicas reales que agreguen valor al empresariado latinoamericano, el cual es muy de asumir riesgos y que podría inyectar capital y hacer alianzas estratégicas en nichos importantes para Puerto Rico como es la agricultura, la manufactura, energía, turismo entre otros.

Es importante entender que las Oficinas Comerciales de Puerto Rico en el extranjero deben estar alineadas a las prioridades de desarrollo económico de Puerto Rico y retroalimentadas por empresarios que viven y operan en el "Host Country".

Hacer negocios en América Latina es “time consuming", hay que vivir en esa sociedad, amarla, respetarla y entender la que hacer relaciones de confianza en algunos de estos países toma de tres a cuatro años. Por lo mismo, hay que abrir esas oficinas y hacerlas Oficinas del Gobierno y de los Ciudadanos de Puerto Rico.

De igual forma, ¿quién conoce mejor un país que el que lo vive y hace negocios en él? Me parece que hay una oportunidad de "mirar" estas oficinas de manera objetiva para que realmente se logren los objetivos de expansión del empresariado puertorriqueño y se aterricen todos esos acuerdos donde todos tenemos puestas las esperanzas de crecimiento de nuestra isla.