Mar06192018

Last update01:02:52 PM

Panamá y el matrimonio, ¿en qué cree la gente?

  • PDF

altEn su afán por oponerse al matrimonio igualitario, algunos dicen defender el modelo de familia “natural” diseñada por Dios, cuyo ejemplo fue la pareja de Adán y Eva. Dejando de lado el hecho de que nadie ha descubierto el lugar maravilloso donde supuestamente vivió esta mítica pareja, ni sus restos sus fósiles, diríase que, dadas las inmoralidades y crímenes cometidos a lo interno de aquella familia, no deberían presentarse como “modelo”, menos delante de los niños.

Lo que sí ha descubierto la antropología es la existencia de múltiples formas de matrimonio y familias, algunas de ellas con prácticas de promiscuidad sexual “normales” y “modélicas” para la estructura moral de los pueblos que las practicaban.

También se ha establecido que el matrimonio monogámico es más bien reciente, y que el mismo se dio paralelamente a la imposición del patriarcado, en que el hombre degradó a la mujer como cuasi esclava del hogar, se apropió a título privado de los bienes familiares, y dio origen a la primera forma de separación de clases entre hombres y mujeres (Marx dixit).

La familia monogámica y el matrimonio como un contrato regulado por el Estado (que nos viene del derecho romano), están asociados a la herencia. Es decir, el matrimonio como contrato tiene por objeto principal decidir quién debe heredar el patrimonio del padre. Por eso, a lo largo de la historia, incluyendo la panameña, el matrimonio era cosa de las élites, pues eran los que podían heredar.

Los pobres no se casaban, se unían y separaban sin pasar por contrato público, vivían en concubinato. En los últimos 50 años es que se ha promovido la formalización del matrimonio en las clases populares y, aun así, sigue siendo minoritario.

Por esa razón, las estadísticas panameñas, para estudiar las familias hablan de “hogar”, siendo el matrimonio una de varias formas como se establecen los hogares: unipersonal, nuclear, extenso o compuesto. Respecto al “estado conyugal”, es decir, con relación al tipo de unión entre parejas, éstas se identifican en unidas, casadas (en matrimonio formal), divorciadas, viudas, separadas de matrimonio y de unión, y solteras.

En Panamá, al Censo de 2010, estaban casadas o en matrimonio solamente el 24,7% de las parejas que integraban un hogar; mientras que estaban unidas de hecho el 31,8%; separadas el 8,8% y el 1,3% divorciadas.

Las madres en edad fértil con hijos, en 2010, el 6,8% eran solteras, el 61,9% unidas, el 12% separadas, el 0,3% divorciadas y solo estaban casadas (en matrimonio formal) el 18,7%.

El 29% de los hogares panameños son jefaturados por una mujer. Aunque no pude encontrar la estadística alguien ha dicho que más del 75% de los niños son nacidos “fuera del matrimonio”, lo cual no es ni bueno ni malo, sino viene a ser lo “normal”, lo más común, o si se quiere lo más “natural”.

Si algunos curas y pastores limitaran sus feligresías a los que viven en matrimonios formales (civiles o eclesiásticos) y a los nacidos dentro de ese “modelo” de familia, se quedarían sin fieles, pues la inmensa mayoría viven fuera del matrimonio, de la manera más “natural”.

De acuerdo con la ley y la tradición, el matrimonio civil es un contrato que se adquiere ante el Estado y que tiene que ver con el patrimonio familiar. No tiene nada que ver con amor, ni con sexo. Pues de hecho existen matrimonios sin sexo y sin amor. Por el contrario, hay múltiples formas de relaciones afectivas entre personas que pueden vivir o no juntas. Todos conocemos en el entorno casos.

Siendo un contrato que regula el patrimonio, no debe haber ninguna restricción de tipo sexual para formalizar el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. El matrimonio no es un ente sagrado, es un pacto regulado por el estado.

Lo que es sagrado es el amor, y éste no depende de un papel, ni de la bendición de ningún cura o pastor. La bendición es de quienes se aman. En la mayoría de los casos en Panamá, de manera “natural”, el amor se da fuera del matrimonio.