Mar06192018

Last update01:02:52 PM

Diálogo entre Corea del Norte y los EE. UU.

  • PDF

altLos posibles encuentros de los presidentes de Corea del Norte, Kim Jon-un y de Corea del Sur, Moon Jae-in, en abril, y de Kim con Donald Trump, de Estados Unidos, en mayo, generan muchas expectativas en el mundo.

El tema de la desnuclearización de la península de Corea sería el principal en los dos encuentros recién anunciados y que muchos recibieron con sorpresa tras un año 2017 marcado por un ambiente tenso en la península de Corea matizado por ensayos nucleares de Pyongyag y sanciones extremas, promovidas por Washington.

El antecedente más cercano de estos probables encuentros -que parecían imposible sobre todo el de Kim y Trump- es resultado del deshielo entre las dos Coreas a partir de la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de invierno celebrados en la vecina nación del Sur.

A principios de año, Kim Jon-un expresó su disposición para enviar una delegación de su país a los Juegos Olímpicos de Invierno, en Corea del Sur.

Tras el anuncio, altos funcionarios de los dos gobiernos dialogaron el 9, 15 y 17 de enero en Panmunjom, en la frontera común, donde llegaron a varios acuerdos, avalados por el COI y concretados en la recién concluida cita deportiva.

Los arreglos incluyeron la participación de atletas, artistas y la presencia de funcionarios del gobierno norcoreano en los Juegos, la conformación de un equipo femenino de hockey femenino con jugadoras de los dos países, así como la salida de las dos Coreas bajo una misma bandera en la ceremonia inaugural el pasado 9 de febrero.

Durante los recién concluidos Juegos Olímpicos, el líder de la RPDC invitó a través de una carta a Moon Jae-in a visitar su país lo antes posible.

La carta personal del presidente Kim Jong-un incluyó la voluntad de mejorar las relaciones Sur-Norte.

El acercamiento entre ambos lados de la península de Corea conllevó también a la reactivación de un canal de comunicación interrumpido en 2016 y concertaron analizar en futuros encuentros otros temas de interés bilateral, como la reunificación de las familias separadas por la guerra en la década de 1950 y la cuestión militar.

El primero de este mes, el presidente Moon y Trump sostuvieron una conversación telefónica con miras a establecer un diálogo entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

También ese día, Moon, aseguró que designaría un enviado especial a Corea del Norte para encaminar el asunto.

Pocas jornadas después, el 5 de marzo, el líder norcoreano recibió a los enviados especiales del presidente Moon, encabezados por el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, cuyo objetivo principal era mediar para el diálogo entre Pyongyang y Washington.

Prácticamente, al regresar a su país, Chung Eui-yong partió a Estados Unidos y él mismo dio la noticia de los resultados.

El funcionario surcoreano explicó en una comparecencia frente a la prensa en el exterior de la Casa Blanca en Washington que, durante la visita a Corea del Norte, Kim le entregó una carta en la que expresaba su deseo de reunirse con Trump y de dialogar sobre el programa nuclear de su país.

Chung Eui-yong comunicó que el mandatario norteamericano estuvo de acuerdo en reunirse con Kim en mayo.

El presidente Moon calificó hoy de hito histórico para la paz de la península coreana la posible reunión cumbre prevista entre los gobernantes de Corea del Norte y Estados Unidos.

'Si el presidente Trump y el líder Kim se reúnen tras una cumbre intercoreana, una desnuclearización completa de la península coreana se pondrá en serio por el buen camino', añadió.

La RPDC desarrolla un programa militar nuclear que considera defensivo y disuasivo ante las amenazas de Estados Unidos y sus aliados que le impiden llevar adelante el desarrollo del pueblo norcoreano.

Muchas teorías abundan en torno a este nuevo escenario. Unos dicen que el diálogo será resultado de la política de 'máxima presión' de Trump tras las sanciones impuestas al pueblo y gobierno norcoreanos.

Otras indican que los éxitos logrados por Corea del Norte en 2017 en su programa militar nuclear le permiten al país negociar en igualdad de condiciones con Washington.

Si la reunión de Kim y Trump se lleva a cabo sería la primera entre los líderes de los dos países y también marcaría un paso -de ser positiva- hacia la paz definitiva de la Península.

El presidente de China, Xi Jinping, dijo hoy a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en una conversación telefónica que espera que Estados Unidos y Corea del Norte empiecen el diálogo lo antes posible y se esfuercen por lograr resultados positivos.

Asimismo, el gobierno de India manifestó su aprecio y apoyo a este nuevo paso.

'La India apoya todos los esfuerzos encaminados a restablecer la paz y la estabilidad en la península de Corea mediante el diálogo y la diplomacia', expresó el portavoz del Ministerio de Exteriores de India, Ravish Kumar.

La canciller alemana Angela Merkel también manifestó que una reunión entre Kim y Trump aporta 'un destello de esperanza'.

'Sería por supuesto maravilloso si pudiésemos lograr una distensión porque esta tensión en torno a la nuclearización de Corea del Norte era para nosotros una gran fuente de preocupación', subrayó.