Un abrazo para Raquel Brailowsky (22 de octubre de 1953 a 15 de junio de 2019)

altLa Dra. Raquel Brailowsky Cabrera entró al círculo de los inmortales en la noche del sábado en su amada Ciudad de las Lomas, San Germán. La acompañaban su hija Elena Latoni Brailowsky, su hermano Luis Venancio Santacruz Cabrera, su sobrina Sylvia Santacruz y Alex Casiano, quien fue su discípulo e hijo. La Dra. Brailowsky sostuvo una larga lucha contra el cáncer de mama que luego entró en metástasis hasta llegar al cerebro. La partida de Raquel, aunque esperada, ha sorprendido a todos los que tuvimos el privilegio de conocerla. Secretamente, todos orábamos por un milagro. La creímos invencible, inmortal.

Raquel fue un ser humano amoroso, inteligente, amiga leal e incondicional con una fe monumental y profundos valores ético-morales. Amaba a Puerto Rico, luchaba por mantener viva su cultura y fomentaba el sentido identitario. Creía en los puertorriqueños y en la capacidad del país para constituirse en una nación libre y soberana. Fue una excelente profesora universitaria, atender una de sus cátedras era un privilegio que constituía una experiencia inolvidable.

Múltiples expresiones de duelo en las redes sociales reconocen los quilates de Raquel como ser humano, educadora y patriota.

“Nos deja una de las grandes mujeres de la patria puertorriqueña. Su sabiduría, compromiso, solidaridad y amor fueron su norte. Jamás olvidaré su apoyo y mentiría en cada una de las gestiones, actividades y proyectos de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores”, expresó el Dr. Félix R. Huertas González, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores, APH, organización de la cual la Dra. Brailowsky fue socio fundador.

“Fue una extraordinaria mujer de espíritu guerrero y con un eterno compromiso con la educación y la cultura puertorriqueña y caribeña en todas sus manifestaciones. Siempre adorada por sus estudiantes, respetada por sus colegas y amada por sus amigos y amigas de la vida. Su huella en la Universidad Interamericana en San Germán estará siempre presente”, afirmó el Arqueólogo Miguel Rodríguez López, pasado rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.

“Hermana y amiga Raquel Brailowsky un abrazo eterno, gracias por tu perseverancia y tu voz inquebrantable. Tu cuerpo frágil no soportaba un espíritu tan fuerte y absolutamente único. Que en paz descanses compañera, fue un verdadero placer compartir tantas luchas y preocupaciones existenciales. Siempre a la vanguardia de la justicia”, expuso el Dr. Carlos Hernández, profesor en la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez.

“Raquel fue uno de esos seres humanos únicos que dejan una huella profunda en todos los que la conocieron. Venerada por sus estudiantes, amada por sus amigos, admirada y respetada por sus colegas, la partida de Raquel deja un gran vacío en la Patria en momentos que necesitamos de figuras de la firmeza ético-moral y la sabiduría que la caracterizaban”, nos comentó su amiga y compañera en faenas educativas, Dra. Rosario Méndez Paneda, profesora en el Recinto de San Germán de la Universidad Interamericana.

“Puerto Rico llora la pérdida de un ser humano que batalló por causas justas y dotó a nuestro archipiélago de estudiantes fieles a su cultura y sus tradiciones. Deja una estela de amor por nuestra Patria. ¡Qué mucho extrañaremos su solidaridad y sus enseñanzas! Dios recompensará a Raquel con alas tan enormes como el Amor que nos dio”, enunció la Dra. Nancy R. Santiago Capetillo, su amiga y compañera de estudios de licenciatura (bachillerato) en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

De ascendencia judía, española y guaraní, Raquel nació en Asunción, Paraguay. Fueron sus padres Jorge Brailowsky y Manuela Elena Cabrera. Tenía dos hermanos, Luis Venancio Santacruz Cabrera y Elizabeth Brailowsky Cabrera. Siendo muy niña, perdió a su madre víctima también de cáncer de mama. Llegó a Puerto Rico cuando contaba con 9 años, tras el matrimonio de su padre con una puertorriqueña, Alejandrina Cardona. La partida de Raquel de Paraguay fue muy traumática porque significó la separación de su amado hermano Luis y su adorada abuela, María Luisa González Marazzi. Aquí ella y su hermana se integraron a la sociedad puertorriqueña, sin perder sus nexos con la familia paraguaya.

La Dra. Brailowsky Cabrera era antropóloga social graduada del Doctorado en Filosofía y Letras de la Universidad del Estado de Nueva York en Stony Brook (SUNY-SB) en 1993 con la aprobación de la tesis “A Study of Popular Culture: Masked Festivities in San Sebastian, Puerto Rico”. En 1977 obtuvo también una Maestría en Historia del mismo centro universitario con la presentación de una tesina sobre la participación de la mujer en la economía de Puerto Rico. Los temas sobre los que se ha especializado son: la mujer, el Caribe y la cultura popular, en particular el folclor médico, las festividades, la imaginería popular y el habla cotidiana, temas sobre los que ha coordinado foros y seminarios, ha preparado exhibiciones, ha fungido como jurado y ha publicado artículos en revistas académicas y regionales. También ha hecho investigaciones y ha presentado conferencias en torno a las figuras cimeras de la intelectualidad caribeña Lola Rodríguez de Tió y Eugenio María de Hostos.

Se desempeñó como coordinadora de actividades culturales en el Programa de Promoción Cultural del Instituto de Cultura Puertorriqueña de 1978 a 1981, siendo éste un empleo en antropología aplicada relacionado al desarrollo de la cultura popular. Ha colaborado activamente en varias organizaciones académicas tales como la Asociación Puertorriqueña de Historiadores y la Caribbean Studies Association, de la cuál fue su Secretaria Tesorera por el lapso de cinco años promoviendo la integración de investigadores del Caribe. También ha sido miembro activo del Patronato de Santo Domingo de Porta Coeli y del Centro Cultural Francisco Mariano Quiñones ambos organismos de afirmación y defensa del patrimonio cultural de San Germán, Puerto Rico.

Desde 1981 hasta su retiro en 2017 impartió clases en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de San Germán, donde fue Catedrática de Antropología y Sociología. A través de los años ha creado y enseñado más de veinte cursos de diversos temas históricos, antropológicos y sociológicos. También dentro de sus funciones como docente de una institución de educación universitaria ha ejercido múltiples tareas administrativas y cuasi-administrativas tales como: Senadora, Presidenta y vicepresidenta del Senado Académico; Directora del Departamento de Ciencias Sociales y del Programa de Honor; y Coordinadora del Seminario de Enriquecimiento Humanístico para Maestros bajo auspicios de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades. Ha colaborado a nivel del Recinto y de la Administración Central de la Universidad interamericana en unos cincuenta comités con objetivos investigativos, administrativos y programáticos.

En junio de 2018, la Universidad Interamericana la honró otorgándole un profesorado emérito.

Luego de su enfermedad, Raquel se dedicó a la escritura creativa. Escribió poesía y cuentos. Fue miembro del Colectivo Literario en los Bordes que dirige el escritor Luis Enrique Vázquez Vélez y en la Musas Descalzas, dirigido por la escritora Lala González-Rodríguez. En el 2018 publicó el poemario “Déjame ganar esta batalla” donde exponía su experiencia con el cáncer y la insensibilidad del personal médico para con los pacientes, a la vez que le daba fortaleza a su hija Elena para continuar adelante tras su partida.

En el 2016, Raquel ingresó a la Catedra de Mujeres Negras Ancestrales que dirige la profesora Yolanda Arroyo Pizarro y participó activamente en la investigación y publicación de obras relacionadas a las afropuertorriqueñas.

Por pedido expreso de la Dra. Brailowski Cabrera sus restos mortales serán cremados. Próximamente se anunciará un memorial en el Recinto de San Germán de la Universidad Interamericana.