Sáb12142019

Last update12:37:52 PM

Mirada a la revolución boricua del verano del 2019

  • PDF

altEl 10 de julio de 2019, comenzó una revolución del pueblo, cuya primera victoria fue la salida del gobernador Ricardo Rosselló Nevárez, el día 24 de julio de 2019 al filo de la medianoche. Esa revolución fue una espontánea y provocada por el cansancio y la indignación del pueblo ante la burla y corrupción de los gobernantes.

El uso de los medios sociales ha sido el punto de lanza, tanto para descubrir las infamias e injurias del gobernador y su grupo de “boys”, como para convocar al pueblo a las protestas. De modo que también ha quedado claro que el control de la opinión pública a través de los medios noticiosos tradicionales ha disminuido. Las siguen influenciando sí, pero no las controlan. Esta revolución espontánea del pueblo, también fue apoyada por artistas puertorriqueños de fama internacional, así como por diversos grupos y movimientos sociales que nacen desde la base. Grupos que incluyeron motoristas, ciclistas, canoas, paddle boards, yoguis, marchantes, bailadores, y personas de todas las edades: viejos, adultos, jóvenes, niños, familias completas, personas con impedimentos. Todas las personas marcharon firme pero en paz. Un pueblo unido por un propósito.

Todos en Puerto Rico experimentamos esa revolución. La mayor parte del pueblo salió a las calles aunque hubo quienes no lo hicieron o no se atrevieron a hacerlo. Mientras tanto, se observó al liderato del Partido Nuevo Progresista seguir su juego de poder político, intentando barajear sus cartas para mantener sus controles e intereses particulares. Mientras tanto el pueblo es testigo de los cambios de posturas de éstos líderes según pasaban los días. Al principio muchos dijeron estar ofendidos, luego no tanto, se tardaron en poner en marcha el residencialo echaron para atrás.

No empece a los juegos políticos, este verano unos “chats” indiscretos despertaron el sentimiento boricua. Y así como el cambio climático está afectando el medio ambiente, el calor de este mes de julio avivó el sentimiento nacional de los boricuas. Y Puerto Rico, que no había tenido una revolución desde hacía muchos años, experimentó un revivir y demostró ser un pueblo fuerte, unido, valiente y que tiene voz propia. Los Puertorriqueños unidos se levantaron para ser un ejemplo para el mundo entero.