Lun09232019

Last update09:51:47 AM

Dorian fue a Bahamas como el Propuesto Mapa de Calificación a Puerto Rico

  • PDF

altA pesar de que hay quien todavía pretende negar o hacerse de la vista larga sobre la realidad del cambio climático, los huracanes, la erosión en las costas, las altas y bajas temperaturas, los fuegos en bosques, y en fin, toda la naturaleza parece advertirnos con fuerza que si continuamos el curso desenfrenado de los desarrollos sin planificación, sufriremos con mayor frecuencia grandes desastres naturales.

A pesar de la tecnología que se tiene, el huracán Dorian, fue uno difícil de pronosticar. Un día se esperaba que pasara por el sur-oeste de la isla. Al otro día por el centro y en la tarde el pronóstico era que pasaría por el noreste y que azotaría a las islas municipio de Vieques y Culebra. Afortunadamente, Puerto Rico se salvó de esta tormenta. Sin embargo, las islas Bahamas fueron impactadas mortalmente. Ver las imágenes transmitidas en vivo, a través de las redes sociales, de personas desesperadas que presenciaban como el mar inundaba las islas Abaco, y destruía a su paso todas las viviendas que encontraba, fue aterrador. Fue un suceso nefasto que provocó ansiedad con mero el recuerdo de los estragos causados por el huracán María en Puerto Rico. Es doloroso pensar en la desesperación y el desasosiego por el que pasaron, y el que todavía les falta pasar a todas las familias de Bahamas que quedaron desplazadas y sin techo.

Ese evento nos trae nuevamente al tema de la reciente erosión de costas que ha estado sucediendo en Puerto Rico, donde en a penasen tres semanas el mar ha entrado hasta muchas residencias costeras del área norte, incluyendo las lujosas casas de Ocean Park, las costas de Vega Baja, Arecibo, Loíza, Aguada y Rincón entre otras áreas costeras, dejando las playas sin arena. Mucho del problema tiene que ver con la concesión de permisos de construcción en áreas, que desde un inicio debieron protegerse, conservarse y evitar los desarrollos. Por ejemplo, desde hace años se pudo haber legislado para hacer un malecón o un cinturón en todo el litoral de la isla, prohibiendo la construcción en esas áreas, y dejando espacios costeros suficientes para permitir que el mar pueda subir y bajar, sin afectar vidas ni propiedades. Pero no, para los desarrolladores, el área de las costas y las playas es una de gran valor económico. A esto se le añade que el país necesita dinero para su desarrollo. Entonces, cuando se juntan el hambre y la necesidad, la razón y el entendimiento se nubla. Esa historia del desarrollo en las áreas costeras y el impacto de la erosión, es ya conocida, pero desafortunadamente, se quiere volver a repetir.

La Junta de Planificación, con información tergiversada y engañosa, desde el 2017 comenzó unos procesos para facilitar y acelerar los permios para el desarrollo de terrenos en Puerto Rico. Para ello desarrolló un Reglamento Conjunto que entró en vigencia el pasado 7 de junio de 2019. El problema con ese Reglamento Conjunto es, que en la vistas públicas la Junta de Planificación presentó un reglamento, y al final el reglamento aprobado fue distinto al que se le presentó al público. Ese tipo de proceder es un acto engañoso que puede tener visos de fraude. Para colmo, la Junta de Planificación ahora pretende que se apruebe un Mapa de Calificación de Terrenos, que en principio, debió haber formado parte del Reglamento Conjunto, pero no fue así. Este consabido Mapa de Calificación, es también un engaño; con él, se cambian las calificaciones de los distritos de toda la isla, y se flexibiliza el desarrollo en la isla. Estos cambios, dejan desprotegidas áreas de recursos naturales valiosos y áreas costeras, entre muchos otras.

La Junta de Planificación, bajo el gobierno de turno, lo que busca es nuevamente favorecer a ciertos desarrolladores o intereses económicos, que alegadamente se espera inyecten capital a la isla. El problema, es que esa historia ya la conocemos y nos ha enseñado, que la mala planificación y los permisos basados meramente en intereses económicos, al fin y al cabo, resultan desastrosos para gestar un verdadero desarrollo económico saludable para el país. Como recuerdo tenemos la CORCO y el cementerio de estructuras inútiles en la costa sur de la isla.

Mañana, lunes 9 de septiembre, es la fecha última dada por la Junta de Planificación, para objetar o dar comentarios al Mapa de Calificación. Si queremos proteger nuestros recursos naturales, y evitar el desarrollo desenfrenado - sin límites ni restricciones; si queremos evitar que nuestras costas sigan sufriendo de erosión y que Puerto Rico se ponga en una situación de extrema vulnerabilidad como le sucedió a las Bahamas con Dorian, debemos decirle NO tanto al Reglamento Conjunto como al Mapa de Calificación.

El pueblo tiene derecho a tener toda la información necesaria para saber las consecuencias de posibles decisiones del gobierno. La Junta de Planificación ha actuado y continúa actuando de forma engañosa, irresponsable, en contra de los mejores intereses de los puertorriqueños y en contra de los deberes que le fueron conferidos. Esta noche hay una vigilia a las 6:00 de la tarde en la Fortaleza. Únete y protege la isla, todavía estamos a tiempo.