Mar05262020

Last update12:56:35 PM

Mascotas, cuidadores y viajes

  • PDF

altLas mascotas, sean perros, gatos, aves o peces, requieren tiempo y cuidado. Aquellas mascotas que interactúan con sus amos, necesitan más atención y cariño. Los perros, particularmente, están más cercanos a sus cuidadores. Ellos no empece a cual sea la situación son muy fieles y reciprocan su lealtad y amor hacia su cuidador. Por nueva experiencia, pienso que hay gatos - que aunque más egocentristas que un perro - también pueden demostrar cariño hacia el cuidador.

Entonces, si uno planea un viaje o una salida por varios días, no se debe pensar que la mascota va a estar libre de estrés o tensión por la ausencia de su cuidador principal. Al contrario. Es muy común, que los animales domésticos, particularmente los perros, padezcan de síntomas del síndrome de separación. Esto aunque solo sea por pocas horas de ausencia del amo. Los síntomas de ese síndrome son comportamientos destructivos del animal, ya sea morder muebles, carros, tirar la basura, ladridos altos (como llantos), o hacer necesidades en áreas inapropiadas. Estos son síntomas de ansiedad, que también pueden presentarse en momentos donde hay mal tiempo, lluvias fuertes, rayos y relámpago, donde el animal se siente nervioso.

De modo, que si uno va a estar varios días fuera de casa, uno debe hacer arreglos para que haya algún cuidador secundario que se quede a cargo de la o las mascotas. En Puerto Rico, lo más común es hacer arreglos con los veterinarios quienes tienen espacios para alojar animales. Sin embargo, mi experiencia particular es que es mejor dejar los animales en su mismo ambiente, y pedirle a alguien de confianza - que le gusten los animales - que pase diariamente a cuidarlos y alimentarlos. Aun mejor es encontrar un “dog sitter” o “animal sitter”. Esto es, una persona que se quede en tu casa, y cuide tus animales y tu propiedad.

Recientemente, estuve fuera por varias semanas y tuve la suerte de que una amiga se ofreció a hacerme “house sitting”. Durante el viaje me fijé que en muchos países, los animales son bienvenidos en restaurantes y en otros lugares junto con sus amos. En Puerto Rico, todavía tenemos que mejorar nuestra interacción con los animales, y aprender a considerarlos parte de la familia. El abuso y el abandono es imperdonable. Se debe crear conciencia de la necesidad de no dejar a las mascotas solas. En fin, las mascotas, particularmente los perros son una buena compañía, siempre son leales y se alegran de compartir con uno en las buenas y en las malas. ¡Cuidémoslas!