Las Navidades, las mascotas y la pirotecnia

altLas Navidades Puertorriqueñas son regularmente unas muy festivas. Tenemos fama de tener las navidades más largas del globo terráqueo. Siempre he pensado que como las navidades de este país no hay ninguna. Sin embargo, la Navidad, aún en un país tan festivo como estes, puede significar una época de tristeza y estrés para muchos. Entre el grupo que siempre sufre de estrés, se encuentran las mascotas.

Tan pronto llega Acción de Gracias y hasta que terminan las octavitas y las fiestas de la calle San Sebastián, es frecuente que en las noches, particularmente los días festivos, haya una explosión de petardos, cuartos de dinamitas y todo tipo de pirotecnia. El problema es que estos ruidos aterran las mascotas. Esté pánico incontrolable, en muchos casos hace que los animales se sobresalten de tal forma, que si están sueltos o amarrados en sus patios, ellos se escapen porque instintivamente buscan ponerse a salvo.

Debido a que no podemos controlar a las personas fuera de nuestros círculos para que detengan o minimicen la práctica de la pirotecnia, entiendo que los dueños de mascotas tienen la obligación y el deber de tomar medidas para minimizar la ansiedad que esa practica ocasiona a sus animales. ¿Que se puede hacer? En primer lugar, se puede ir al veterinario para que les recete algún calmante que puedan dar a los mascotas. También hay tiendas de mascotas que venden productos naturales que sirven de calmantes. Un remedio facil es conseguir esparadrapo o tiras de algun material como algodón que sea grueso y enrollarlo a la mascota, como si fuera un yeso o una camisa de fuerza, por el pecho y el cuerpo. Este sistema, que puede resultar económico, tiene el efecto de darle seguridad a la mascota y calmarle la ansiedad. También se deben colocar las mascotas en lugares cerrados y seguros, por si la mascota se pone demasiado ansiosa no se pueda escapar. Otra forma de reducir el ruido de la pirotecnia y la ansiedad en la mascota, es prender un radio con música suave en el área segura donde colocó su mascota.

Las mascotas brindan a sus dueños compania y alegria incalculable durante todo el año. Le corresponde a sus dueños tomar medidas para protegerlos de la ansiedad que le causa a ellas los ruidos de la pirotecnia durante las navidades. Cuidemoslas. Así, todos en el mundo humano y el animal tendremos unas mejores fiestas. Seamos responsables con nuestras mascotas todo el año y particularmente en Navidad.