Sáb07112020

Last update11:13:20 AM

El mejor regalo en el Día de los Padres - erradicar la educación bancaria

  • PDF

altLa educación es fundamental para el avance y progreso de las personas y las sociedades. Es a través de la educación que aprendemos valores, cultura, derechos, idiomas, conocimiento. Según Paolo Freire, hay educación bancaria y educación liberadora.

En la educación bancaria, las mentes son como alcancías que reciben solo el conocimiento o información que el sistema educativo les quiere depositar. No hay cuestionamiento ni pensamiento crítico. En la educación liberadora, sin embargo, hay un fluir de conocimiento entre el maestro y el estudiante; donde ambos aprenden uno del otro a través de un diálogo respetuoso. En la educación liberadora todas las personas aportan al conocimiento a través de sus experiencias, culturas y tradiciones. Se estimula el pensamiento crítico en el diálogo para, a través de la educación, crear y transformar.

En Puerto Rico las personas tienen un derecho constitucional de recibir una educación gratuita, en un sistema de instrucción pública no sectario, que permita el pleno desarrollo de la personalidad y el fortalecimiento del respeto de los derechos y de las libertades fundamentales. Sin embargo, una mirada al sistema de enseñanza primario y secundario de nuestra isla nos refleja claramente que estamos ante una educación bancaria.

El problema de la isla no es solo que se tenga un sistema educativo basado en educación bancaria, sino peor aún el “administrador del banco”, en este caso el sistema de instrucción pública, es un pésimo administrador. El sistema de instrucción pública no quiere hacer los depósitos de conocimiento en las alcancías, que constituyen las mentes de nuestros niños y jóvenes. ¿Porqué? Porque si se controla la educación y se limita el conocimiento, se perpetúa la ignorancia de los niños y jóvenes que son el futuro de este país. La ignorancia, no permite evaluar ni ponderar diversos puntos de vistas. A través de la ignorancia se limita el aprendizaje, y es más fácil el control y la manipulación política de los ciudadanos. La ignorancia es parte de la esclavitud y da paso a las inequidades.

Un claro ejemplo del robo de conocimiento por parte del sistema de instrucción fue la acción, en días pasados, por el Secretario de Educación, al impartir instrucciones de que se pasaran de grado a todos los estudiantes en este semestre escolar, a pesar de las deficiencias y retos al aprendizaje habidos por causa del COVID-19. Esa decisión fue avalada por el partido en poder. ¿Cuál es el problema con esta acción? Que simplemente, el pasar a los jóvenes de un grado a otro, no subsana los rezagos en el aprendizaje que los jóvenes puedan tener por no haber recibido una educación y un conocimiento de forma adecuada. Al contrario, esa acción promueve que se arrastren las deficiencias para el próximo grado, y se incrementen las lagunas de ignorancia.

Otras formas de robar conocimiento, es no brindarles a los maestros facilidades ni materiales para obstaculizar su tarea de enseñar; o forzarlos a cumplir con métodos tradicionales de enseñanza, bancarios por demás, que no permiten considerar métodos alternos liberadores para el desarrollo del aprendizaje y del conocimiento.

Existe temor por el estado en la educación liberadora. Ello porque un pueblo educado va a cuestionar y exigir más de sus dirigentes. Ese temor llevó al gobierno de turno a descargar sus miedos contra la Universidad de Puerto Rico, el mejor centro docente del país, para acallar las voces críticas que se levantan en contra todas las políticas atropellantes que se han estado implementando.

Por otra parte, los conflictos civiles que desatan actualmente en los Estados Unidos, y que repercuten aquí en la isla, tienen que ver con esa visión limitada producto de la educación bancaria prejuiciada que está subyacente en la idea del control y dominación.

Si se quiere igualdad, hay que educar desde una visión liberadora donde se fomente un diálogo respetuoso sobre tolerancia, multiculturalidad, raza, diversidad, igualdad y justicia social. Para construir un mejor mundo y un mejor país, hay que desaprender actitudes y conocimientos para permitirnos avanzar, y educarnos en libertad siendo maestros y aprendices, unos de los otros, todos los días. Este es el mejor regalo que podemos hacer hoy, en el día de los padres.