Dom04212019

Last update09:52:30 AM

Un amor revolucionario

  • PDF

altLa claridad tenue de la mañana se filtraba por las cortinas de la ventana alumbrando la silueta de las caderas desnudas entre sábanas de Zuleika. El aroma de la pasión fruto de una noche de amor saturaba de imágenes alocadas los pensamientos de Ricardo. No podía sacar de su mente la atracción que Tania le provocaba.

Observaba a Zuleika con la culpa que sienten los que son infieles en el amor. El haber hecho el amor en la noche con Zuleika mientras imaginaba a Tania en sus brazos lo hacia merecedor del viento y la tempestad, que castigaba a los lujuriosos para los que el instinto carnal prevalecía sobre la razón, en el segundo círculo del infierno de Dante.

Zuleika no merecía esos pensamientos. El pensar en ello provocaba tristeza y una iracunda furia por no serle fiel a quien le había prometido fidelidad hasta que la muerte los separara.

-¿En qué estas pensado mi amor? Te veo muy preocupado desde que llegaste del viaje.

-Han pasado muchos eventos en estos meses que me han hecho comprender que nuestras vidas son más complejas de lo que imaginamos.

-Mi estancia en Nueva York me hizo entender la realidad que viven los boricuas en la metrópolis donde nos tratan como cualquier otro inmigrante. Conocer puertorriqueños nacidos y criados allá que luchan por nuestra independencia con más coraje que los que viven aquí reafirmó los valores patrios que el abuelo Teo me inculcó.

- El vació que sentí por tu ausencia me hizo reafirmar el amor intenso que siento por ti. Te prometo, nuevamente, que junto hemos luchado y juntos moriremos. Te amo tanto Zuleika y lo que siento por ti es un amor revolucionario.

Ambos se confundieron en un fuerte abrazo que selló sus vidas para siempre. Aunque atrás quedó un amor imposible, Ricardo comprendió que el pasado es solo un adiós.

El grupo de trabajo se reunió por primera ocasión luego de la muerte de Teo. La lucha tenía que continuar. Fonsi tenía la experiencia y el liderato para sustituir a Teo y tomó las riendas del grupo. La complejidad de los nuevos mecanismos de vigilancia ameritaba mayores medidas de seguridad entre los miembros de las células. Las acciones planificadas contra la Junta iban a poner en peligro la vida de muchas personas lo que requería un mayor cuidado en proteger a gente inocente.

-Hagamos un minuto de silencio por la memoria de Teo. Aunque no esté físicamente entre nosotros se que su presencia está en esta reunión.- dijo Federico.

En ese momento todos cayeron en cuenta que Teo ya no estaría presente entre ellos. La muerte es un evento tan efímero que no da tiempo ni para pensar en la ausencia.

-Tenemos todos los datos recopilados por él sobre el itinerario diario de los miembros de la Junta. Ya designamos al compañero “Z” para continuar con esa labor. Es muy importante definir a quién vamos a tomar de rehén. El que seleccionemos debe tener un impacto en las mentes de los congresistas y el pueblo norteamericano. No puede ser un lacayo en que su desaparición no levante la pasión necesaria para cuestionar la presencia de la Junta en la colonia.-dijo Fonsi.

-Tenemos el historial biográfico de cada uno de ellos. Debemos seleccionar hoy cuál de ellos será nuestro objetivo.

-Muy pronto pondremos a temblar nuestra realidad política y seremos el centro de atención en las noticias nacionales.

Mientras discutían, Fonsi pensaba en Tania y en la eventualidad de no volverla a ver