Dom08182019

Last update12:46:50 PM

Madison Anderson [Berríos] ¿me representa?

  • PDF

altEs curioso, hacía rato que la selección de una Miss Universe Puerto Rico no creaba tanda discusión pública. La selección de Madison Anderson Berríos, apellido materno que en este momento se enfatiza en todo momento, ha planteado un cuestionamiento interesante de que es la puertorriqueñidad hoy, y cómo esta se representa. Para muchos Madison, por llamarle de forma respetuosa y cariñosa, es cuestionada porque enarbola el nombre de un presidente de la corte suprema de los EE.UU., porque es el nombre de una avenida y centro de entretenimiento en la ciudad de Nueva York, pero porque de forma a abierta y manifiesta uno no relaciona sus nombres, por decir algo con el pueblo de Cidra. Madison es Madison. Pero, ¿Madison es Puerto Rico?

De todos los asuntos el que más me interesó fue a ver intelectuales afiliados a la Universidad de Puerto Rico o a la Universidad Internacional de Florida, responder de forma inmediata que Madison si es puertorriqueña, y que en este momento nuestra puertorriqueñidad se compone de personas que como ella. Este dato es el más curioso. ¿Quién o qué me representa hoy?

Madison es boricua como boricuas son ocho de los jugadores de la selección nacional de Puerto Rico de baloncesto, que sus madres, padres o abuelos, son nacidos en la isla, aunque ellos nacieron en los EE.UU. En la selección nacional de baloncesto de Puerto Rico se habla tanto inglés como español, y nadie lo cuestiona, con tal que lleguemos a la Copa Mundial 2019 en China. En este sentido, Madison, como los jugadores, nos representa.

De igual forma nadie cuestiona si Lin Manuel nos representa o no. Mientras sea famoso, y le done un millón de dólares a la Universidad de Puerto Rico, nadie lo cuestiona. Se es boricua hablando inglés como español, aunque la identidad en lucha es la que se ha mantenido en Puerto Rico hablando en español. Es la que nos define, no la que se incorporó y borró el idioma en el territorio continental de los EE.UU.

Entonces, ¿por qué cuestionar a Madison? Como parte la nación de Puerto Rico no cuestiono que Madison Anderson Berríos me representa. Pues bien, se trata de otra boricua más que aspira a ser famosa y llegar al primer lugar de algo. Ahora bien, en mi imaginario de lo que es la mujer boricua, esa de ascendencia caribeña, plagada por la negritud de poblaciones esclavizadas, sean de África o indígenas, así como las mujeres taínas, ella no me representa. En lo que es la estética dominante, la cual no apoyo, tampoco me representa. Esa estética dominante, colonial y colonizadora de la mujer blanca anglosajona, no me representa.

Por lo tanto, creo que como parte de una nación, ella es nuestra abanderada a ese certamen de belleza, el cual no apoyo, no me interesa y no endoso, pero sí reconozco que le causa interés al resto de la población la cual sí lo apoya. En mi imaginario de la belleza de la mujer boricua, caribeña, no me relaciono con la estética dominante que epitomiza Madison. Pero este es mi criterio de lo lindo de lo bello. No obstante, a ella como representante de mi país, le deseo suerte en el certamen de Miss Universe.