Cuba y Chicago, EE.UU., trabajan contra la mortalidad infantil

Washington, 11 sep (PL) Profesionales cubanos de la salud participan en un proyecto conjunto con la estadounidense Universidad de Illinois en Chicago (UIC) para estudiar factores de riesgo que inciden en la mortalidad materno-infantil.

Desde el pasado mes de agosto cuatro miembros del Ministerio de Salud Pública de la nación caribeña laboran con expertos norteamericanos en Englewood, una comunidad de bajos recursos de Chicago, la tercera urbe más poblada de Estados Unidos.

Están trabajando en una de las áreas más complicadas de ciudad, y probablemente de la nación, explicó a Prensa Latina el doctor Robert A. Winn, director del Centro contra el Cáncer de la Universidad de Illinois y gestor de esta iniciativa de intercambio.

De acuerdo con el también vicerrector asociado de prácticas de salud comunitaria de la institución académica, el equipo conformado con los especialistas de la isla realiza un trabajo integral para analizar los factores vinculados a niveles de mortalidad infantil más altos que en otros lugares del país.

Se reúnen con líderes religiosos y comunitarios, observan los indicadores en el contexto del área donde está la clínica del barrio, los medios de transporte empleados, las tiendas donde las personas realizan sus compras, señaló.

Por su parte, el doctor José Arronte, quien conforma el grupo cubano junto a Sonia González, Berta Bello y Némesis Pérez, recordó que este proyecto de colaboración tuvo un primer momento en enero, cuando tres especialistas de la isla realizaron un contacto inicial con la UIC.

En tanto, desde el arribo el mes pasado, han desplegado una amplia labor que se ha caracterizado por la comunicación estrecha y respetuosa con las autoridades universitarias y locales, según comentó.

'Hemos apreciado que existe una identificación de las causas de la mortalidad infantil en la ciudad y en la propia comunidad, pero, en nuestra opinión, y en eso hay consenso con el equipo del doctor Winn, tal análisis se basa fundamentalmente en el manejo de datos estadísticos', señaló.

De acuerdo con el experto, la idea de la labor que realizan es aplicar una versión simplificada de la herramienta de atención primaria utilizada en Cuba, la cual se basa en el examen de la situación de salud.

Con ese propósito entrevistan a mujeres en edad fértil (de 18 a 45 años) y aplican un cuestionario con la visión integral que caracteriza al Programa del médico y enfermera de la familia existente en Cuba desde 1984, y con un enfoque epidemiológico.

El examen de todos esos aspectos y los datos recogidos mediante la entrevista y la revisión del registro médico personal permiten caracterizar y profundizar en las causas de la mortalidad infantil en esta zona, de población mayoritariamente afronorteamericana, sostuvo. Preguntado sobre qué puede aportar cada país al otro con una iniciativa de este tipo, Arronte manifestó que durante su estancia han aprendido las características del sistema de salud estadounidense, en el cual confluyen servicios federales, estatales, privados y mutualistas.

'Hemos conocido también acerca de los protocolos de la atención prenatal y la puericultura, en el caso del programa materno-infantil, así como sobre los protocolos empleados en otras áreas'.

Estados Unidos tiene un gran desarrollo tecnológico, en la propia UIC el Centro contra el Cáncer tiene laboratorios importantes e investigaciones relacionadas con la inmunología molecular, todos esos son temas de los que estamos conociendo, mencionó.

Al mismo tiempo, consideró que del lado cubano hay un elemento básico para compartir: la visión esencial del individuo, la familia y la comunidad, y que no se puede evaluar la situación de salud de un sitio solamente con datos estadísticos.

En cada lugar que conversamos sobre este asunto siempre se genera un importante interés en saber más sobre la prevención del cáncer de cuello uterino, el de mama, las enfermedades crónicas no transmisibles, toda la cuestión integral de atención primaria, afirmó.

Tanto Winn como Arronte resaltaron el buen funcionamiento del trabajo en equipo entre los especialistas de las dos naciones, y coincidieron en que se han convertido en una gran familia con el objetivo común de mejorar los niveles de salud.

mem/mar