Dom11192017

Last update11:34:46 AM

Falta de agua en provincia sudafricana llega a extremos

  • PDF

Pretoria, 13 nov (PL) La escasez de agua en regiones de la provincia de Cabo Occidental llegan hoy a extremos, en algunas con cero reservas, en momentos en que Sudáfrica requiere inversiones anuales multimillonarias en ese sector.

Esta información fue brindada al parlamento nacional la semana pasada por el Departamento de Agua y Saneamiento, que remarcó que las insuficiencias en la infraestructura de los servicios hídricos requiere de 30 mil millones de rands anuales, equivalentes a unos dos mil millones de dólares.

En la localidad de Beaufort Occidental, perteneciente a Cabo Occidental, el 20 por ciento del agua potable es reciclada de las albañales y se reporta que la represa de esa ciudad se encuentra totalmente seca.

Esa situación ha provocado que las personas tomen solo un baño semanal, que las casas de huéspedes hayan clausurado las instalaciones sanitarias de los cuartos y el traslado a bibliotecas escolares de los empleados municipales encargados de las piscinas, de acuerdo con reportes de prensa.

Esas fuentes indican que situaciones tensas por falta de agua, aunque no tan extremas como en Beaufort y otras regiones de Cabo Occidental, se producen en las provincias de Noroccidente y Mpumalanga, esta última con escasez del preciado líquido desde hace cuatro años.

Con un déficit de agua de 38 mil millones de metros cúbicos por año y la necesidad de inversiones multimillonarias para cerrar la brecha existente en la infraestructura de los servicios en este sector, la situación es grave y los expertos dicen que las aguas subterráneas están en peligro de evaporarse.

Fotos aparecidas hoy en medios digitales muestran áreas rurales con sus tierras cuarteadas, zonas de antiguos arroyos donde se descomponen los peces que los habitaban y mujeres que lavan la ropa en pequeñas tinas, una crisis que se acerca cada día más a pobladas áreas urbanas.

Una de ellas es la Ciudad del Cabo, una de las mayores de Sudáfrica, y cuyos habitantes expresan preocupación porque su pico de negocios es a partir de diciembre con la llegada del verano austral.

La falta de agua tendrá un impacto negativo en la economía de esa región ya que muchos vacacionistas habituales han declarado su intención de cambiar este año sus destinos de descanso.

tgj/ir