(San Juan, 11:00 a.m.) Ayer llegó Jasmine, la recibió la patria en medio de un torbellino de abrazos, de besos, de regalos, de miradas reverentes que rendían culto a su carisma de risas prodigadas.

Era un aluvión de emociones que parecían besos furtivos a la orilla.  La patria hoy era la maternidad encarnada, no en la progenitora de Jasmine, sino en el lienzo de la tela de la bandera que se desplegó a su paso en el Comité olímpico de Puerto Rico, dejando atrás la maldición del puerto pobre.

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) Al hablar de la historia del desarrollo urbano de Aguada debemos remontarnos a la época de los ingenios azucareros y la colonización española. En ese momento Aguada formaba parte de la Villa de San Germán y los ataques de los indios caribe eran constantes. La ermita que fue establecida por los frailes franciscanos en el Barrio Espinal fue incendiada por los indios caribes en 1515. Los historiadores Haydee E. Reichard De Cardona y Richard Brown Campo señalan que después de 1528, el rey Fernando el Católico autorizó a los vecinos de la Villa de San Germán a trasladarse al sitio de San Francisco de la Aguada, luego de varios ataques de los indios caribeños, piratas franceses e ingleses, (Reichard de Cancio & Brown Campos, 2002).

La historia del origen de Aguada se remonta a las primeras décadas del siglo XVI, al Partido de San Germán en su primera ubicación en las cercanías del río Guarabo (actualmente río Añasco). Tras los ataques de los piratas franceses, los habitantes de San Germán se dispersan y varios de ellos se ven obligados a instalarse en el sencillo caserío de los Frailes Franciscanos, dando lugar así a la antigua aldea y construcción de las rancherías. En 1529 es nuevamente atacado y destruido por invasores caribes. En 1583 el pueblo fue reconstruido y unos años más tarde, nuevamente fue devastado por los ataques de los piratas franceses, (Reichard De Cardona, 2018).

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) Con la Dedicatoria a Elizam Escobar y Antonio Caban Vale, El Topo, se conmemorarán el 123 aniversario del evento histórico conocido como La Batalla del Asomante en Aibonito, con la que finalizó la Guerra Hispanoamericana en 1898. En esta ocasión las actividades se llevarán a cabo en la Casa del Caminero el sábado 14,  Aibonito (Carr.14, Km.46.3). 

Conmemorar los episodios de la Guerra Hispanoamericana y su significado histórico para este pueblo de la cordillera central es una actividad que desde el Centenario (1898-1998) ha llevado a cabo  un comité de aiboniteños con el nombre de Comité Pro-Corredor Histórico del Asomante y  la Fundación Educativa Ildefonso Pratts (FEIP). En su agenda estos ciudadanos han desarrollado luchas por la preservación del patrimonio histórico edificado y el uso adecuado de la Casilla de Peón de Caminero del Barrio Asomante de Aibonito (Carr. 14-Km. 46.3). Esta última  tiene una gran significación histórica, pues allí fueron llevados los heridos de la Batalla del Asomante. Desde su restauración – que conllevó  un costo millonario - fue designada como Centro de Visitantes (Centro Cultural e Histórico) debiendo iniciarse el tramo de la carretera rotulada como Corredor Histórico de la Guerra Hispanoamericana, que discurre hacia Coamo llegando hasta Juana Díaz.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Tras el inmensurable dolor de sus heridas, una calma de luz anaranjada iba cubriéndole el rostro y luego las extremidades y luego el torso. Veía como sus dedos se despegaban de sus manos con ese mismo color de incendio mientras escuchaba decir a las cuidadoras que se había muerto. – Estoy vivo aún. Entonces, un rostro conocido con cara barbuda de ángel se le acerca y le dice que la lucha terrenal se había acabado. De repente, aquella sensación de bienestar general desaparecía y Pedro lloraba desconsoladamente como si el dolor se concentrara en un solo instante… Patria, Patria, Patria…

Pablo pasaba horas a solas recordando su activismo tronchado por el amor que le dio sus buenos frutos. Quería desfilar con los cadetes, pero se lo llevaron de Ponce con todo e hijos. Vivía con un vacío y casi con ganas de morirse por la vida que no vivió. Eso sucedería poco tiempo después de la muerte de Pedro debido a la falta de descanso y a las extrañas pesadillas en las que oía a Pedro hablar.

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) En 1971 Pablo Neruda viajó con su esposa Matilde Urrutia a Buenos Aires y se hospedó en el hotel Plaza, el mismo donde en 1933 protagonizó con Lorca el discurso al alimón en memoria de Rubén Darío en una actividad del Pen Club. En sus memorias, recogidas en “Confieso que he vivido”, Neruda relató aquella inolvidable experiencia con Federico.

[Nota de la Autora: a continuación del texto coescrito entre Federico García Lorca y Pablo Neruda.]

"Dimos una gran sorpresa. Habíamos preparado un discurso al alimón. Ustedes probablemente no saben lo que significa esa palabra y yo tampoco lo sabía. Federico, que estaba siempre lleno de invenciones y ocurrencias, me explicó: "Dos toreros pueden torear al mismo tiempo el mismo toro y con un único capote. Esta es una de las pruebas más peligrosas del arte taurino. Por eso se ve muy pocas veces. No más de dos o tres veces en un siglo y sólo pueden hacerlo dos toreros que sean hermanos o que, por lo menos, tengan sangre común. Esto es lo que se llama torear al alimón. Y esto es lo que haremos en un discurso.”

Leer más...

[Nota Editorial:  El 14 de agosto de 2021, el jurado del 4to Certamen de Micro Literatura de El Post Antillano, emitió su laudo.  El jurado compuesto por las escritores y escritores Iris Miranda (presidenta) Luis E. Vázquez y Jaime Pieras Castañer, declaró ganador para la categoría Micro Novela, al trabajo que aquí publicamos hoy].

dedicada a G.Z.R. con el amor que me queda…

Primera parteEra estupendo vivir

Me enamoré de ella cuando estaba en la escuela superior, tan hermosa, tantos planes.  Las diferencias, yo era de urbanización y ella de un barrio genuina y realmente malo.                No me importaba aquello, quería que en cuanto terminara la escuela nos casáramos.    Su madre estaba de acuerdo, después de todo conmigo nada le faltaría en esta vida.  Sin embargo, grandes amores suelen terminar en tragedia y mientras escribo, recuerdo.

Leer más...

(Ciudad Guatemala, 10:00 a.m.) Han pasado ya unos meses desde aquel jueves en la tarde. Carlos Javier Jarquín, entrañable amigo escritor y poeta nicaragüense radicado en Costa Rica, sostuvo una interesante plática conmigo respecto a este proyecto del que me hiciera coordinador por Guatemala. Acepté el cargo con agrado y entusiasmo, pues la idea era clara: formar un grupo de connacionales, diverso en edad, género, lugar de origen, estilo artístico, pero representativo desde su vocación poética, narrativa y pictórica. Ahora, incluso, tenemos la certeza de que esta Antología del Bicentenario de Centroamérica se publicará en Amazon a partir de la segunda semana de septiembre del 2021, gracias al apoyo y gestión de la escritora, poeta y editora mexicana Ana María Ayala, directora de Ayame Editorial.

El resultado no solo fue grato, sino capaz de compartir una visión contemporánea y concreta respecto a la conmemoración del bicentenario de independencia. Guatemala y toda Centroamérica están agradecidas con la genialidad de las palabras e imágenes que se sumaron a las páginas de este importante libro.

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) Agosto es el mes en que nació y murió el gran escritor brasilero Jorge Amado (Gabriela, clavo y canela, Doña Flor y sus dos maridos, etc). Lo conocí en Puerto Rico cuando el amigo Carlos Juan Santiago que estaba a cargo de las invitaciones a escritores en una Universidad me invitó a una cena privada en el Viejo San Juan en el apartamento del sacerdote Wady González. 

Éramos 5: Jorge, Zelia su esposa, Carlos Juan, Wady y yo. Como en esa época yo trabajaba junto a mi querida amiga Carmen Jovet en el noticiero del Canal 7, cuando llegó la hora de irme al canal, invité a Jorge a que fuera conmigo para entrevistarlo. Yo tenía un Fiero que es un auto pequeño así que Jorge estuvo incómodo durante el viaje, que era corto. En el auto le pregunté por Sonia Braga y él se rió pero no dijo nada. Una vez en el aire, le volví a hacer la pregunta. Su respuesta fue: “Te gusta Sonia Braga, so bandido”.

Aquella noche Zelia me regaló sus memorias, “Anarquistas gracias a Dios”. Tiempo después Jorge hizo una escala técnica en San Juan y Carlos Juan, que fue al aeropuerto a saludarlo, me dijo que me había mandado saludos.

Leer más...

Más artículos...