San Juan, 1:00 p.m.) El pasado lunes se presentaron los alegatos finales en el caso contra el ex policía Derek Chauvin, acusado de asfixiar hasta la muerte a George Floyd en mayo de 2020, y el juicio queda visto para sentencia a la espera de la deliberación del jurado. 
El proceso en el que la fiscalía de Minnesota y la defensa de Chauvin expusieron sus versiones finales frente al jurado duró alrededor de unas cuatro horas. Solo queda que este llegue a un veredicto unánime, como les recordó el juez Peter Canil a su vez que les pidió que basasen su decisión únicamente en las pruebas presentadas en el juicio.  
Chauvin se enfrenta a tres cargos: asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado, y homicidio culposo en segundo grado. Ya que el acusado no tiene antecedentes penales, solo podría ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero.
Lamentablemente, este no es el primer caso de brutalidad policial en Estados Unidos y, aunque suene morboso, es casi seguro que no será el último. Sea cual sea el resultado de este juicio no debemos olvidar que el racismo institucional va más allá que unos cuantos casos aislados, debemos atacar el problema de raíz.
Para muchos, este caso puede sentirse lejano y ajeno a nuestra realidad. “Esas cosas no suceden aquí”. No olvidemos que fue aquí, en Puerto Rico, donde el departamento de Justicia sometió a la estudiante de educación especial de once años, Alma Yariela Cruz, a un procesamiento criminal luego de defenderse del bullying que sufrió durante dos años por su color de piel. Posteriormente ella, su madre y su hermana demandaron al estado por el trato discriminatorio y negligente que alega recibió en este caso.  
El racismo y el discrimen no son cosa de Estados Unidos, está en nosotros identificar en qué parte de nuestras vidas se encuentran presentes y atacarlos. No es suficiente con “no ser racista”, debemos proponernos ser activamente anti-racistas.
 

(San Juan, 1:00 p.m.)  El pasado domingo en la noche en el restaurante Rare 125 de Miramar, San Juan, hubo un incidente entre unas turistas y la mesera. El incidente terminó en un acto de violencia, entre todas contra todas, la mesera y los vecinos.  Luego llegó la policía y las cinco turistas fueron arrestadas.

Lo curioso del evento fueron las consignas que los vecinos comenzaron a cantar, y a decir.  Entre otras, “pa fuera”, “presa”, “Puerto Rico se respeta”, y finalmente a son de piquete combativo, “weepa, weepa, weepa, Puerto Rico se respeta¨.  Es decir de una imaginación rayando en el discrimen ahora, abordamos la xenofobia.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.)  El pasado lunes, José Estévez, periodista de televisión, comentaba un asesinato y suicidio en el pueblo de Humacao.  Este indicaba que el hombre, un policía retirado, había asesinado primero a su mujer, también una policía retirada, y luego se suicidó.  En el manejo de las estadísticas, Estévez hacía alusión de que en lo que va del 2021, 12 mujeres han sido asesinadas, cinco de ellas por violencia doméstica.  

Hoy tenemos varios problemas. Las estadísticas oficiales sobre asesinatos, las del gobierno, son a partir de un hombre o una mujer asesinado. Luego vienen las variantes sobre Ley 54, primer o segundo grado, homicidio, etc.  Este es el cuadro oficial. 

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) El comité de reglas del Senado de Estados Unidos se prepara para votar este mes sobre una extensa medida que incluye evaluar con premura una reorganización de los territorios bajo dominio colonial, con el efecto de extender el colegio electoral por más de 14.800 kilómetros, desde el Caribe hasta islas cercanas a China.

El cambio que se sometería a evaluación tendría impacto directo en Puerto Rico y las Islas Vírgenes, colonias caribeñas, así como en las colonias Samoa Americana, la Mancomunidad de las Marianas del Norte y Guam, en el Océano Pacífico.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.). Hay un paralelismo entre “Mezclita” y Ricardo Rosselló: ambos actúan al garete.  Pero en su actuación socaban los fundamentos cuasi soberanos del territorio colonial de Puerto Rico, y nos limitan la calidad de vida a todas y todos.

Hay algo terrible de vivir en una colonia. Pero lo cierto es que no defender lo poco que tenemos, es empeorar la situación.  Puerto Rico se torna hoy en un ejercicio continuo de manejo de micro poderes soberanos, los que sean, a nombre de un territorio colonial siempre cuestionado. El problema es que somos nosotros los que vivimos aquí, y los que la vida nos impone las limitaciones que sean los cuestionamientos a la autoridad legal.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) A nombre del “pueblo”  de Puerto Rico, el 3 de agosto de 2019, Pedro Pierluisi juramentó como gobernador de Puerto Rico.  Se impuso como tal, y duró unos días en la dirección del país. El problema es que se impuso en una juramentación fantasma que constituyó la usurpación del poder político de la isla.

Desde el 2 de enero de 2021, Pedro Pierluisi juramentó como gobernador electo.  Esto fue en ley.  Dicho esto, su juramentación ha venido enmarcada a impulsar la estadidad, para lo cual el reclama un mandato del pueblo por haber ganado el referéndum del pasado 6 de noviembre de 2020.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Un país que se respete a sí mismo tiene que empezar por respetar su lengua. El Puerto Rico del siglo XXI necesita reforzar la enseñanza de su lengua materna y del inglés como segundo idioma. Rechazamos el intento disfrazado del programa bilingüe, que no consiste en aprender la lengua inglesa, a lo que nadie se opone, sino suplantar una lengua por otra a todo un pueblo.

Nos sacan la lengua una vez más, cuando la nueva secretaria de Educación, desde su lucrativo part-time vuelve a anunciar el empobrecedor proyecto del Ciudadano Bilingüe de Fajardo.

Si la lengua es el alma de los pueblos es desalmado un proyecto que nos roba el oro de nuestra cultura que es nuestra lengua. Y que nos une a más de 500 millones de hispanoparlantes en 4 continentes.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Hoy se cumplen los primeros 100 días de la gobernación de Pedro Pierluisi.  Como un acto de magia, éste llegó al poder, nadie sabe cómo, con poco más del 32 por ciento de los votos emitidos.  Llegó con un boleto pro estadidad en un referéndum al cual participó a penas el 53 por ciento de la población, y obtuvo el 52 por ciento de los votos.  Con  estos números el reclama un mandato democrático, y sin pedir permiso intenta impulsar su agenda.

Pierluisi es un gobernado de mandato débil. Ojo, no es una persona débil, su mandato sí lo es.  Y bajo eso, su única carta de triunfo es impulsar la estadidad y la distribución de fondos federales. En lo primero no ha tenido suerte. En lo segundo, aparentemente, tiene mucho dinero.  Con eso en mente, vive todos los días hablándonos de los fondos que llegaron y los que van a llegar. Intenta sobornamos que la estadidad equivale a más dinero.

Leer más...

Más artículos...